Universidad de Georgetown apoya la nueva regulación de DACA

La Universidad de Georgetown en Washington DC lanzó un comunicado apoyando la nueva regulación de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), anunciada recientemente por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

El presidente de la Universidad de Georgetown, John J. DeGioia, celebró la importancia de codificar y continuar con el programa de DACA, sin embargo, también resaltó la necesidad de una solución legislativa permanente que proteja plenamente y apoye a los adultos jóvenes beneficiarios del programa.

“Damos la bienvenida a todos los esfuerzos para proteger el programa DACA, y continuaremos abogando por protecciones permanentes y por expandir los criterios de elegibilidad de DACA para estos jóvenes y adultos que han contribuido tanto a nuestro campus y a nuestra nación”, mencionó DeGioia.

La nueva regulación busca proteger a DACA de los desafíos legales que enfrenta actualmente, sobre todo ante la espera del fallo ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos, cuya decisión será publicada este año.

Desde noviembre de 2021, Georgetown había comunicado al DHS la necesidad de apoyar DACA y la importancia de codificar la regla. Asimismo, en el comentario formal enviado a la dependencia federal, pidieron un mayor acceso al programa, para beneficiar a un grupo más amplio de jóvenes.

“En Georgetown, apoyamos a los estudiantes indocumentados porque en medio de la incertidumbre, estas mujeres y hombres jóvenes demuestran habilidades y pasión extraordinarias para hacer de Estados Unidos un lugar mejor”, mencionaba DeGioia en el comunicado de 2021.

Asimismo, en diciembre de 2021, Georgetown y otros 20 colegios y universidades se unieron para instar a la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito a defender DACA en tribunales. Para ello entregaron un documento legal advirtiendo sobre el daño que causaría la finalización de DACA a alumnos y exalumnos de su comunidad estudiantil.

En el comentario Georgetown, captó la historia de una exalumna de la universidad que llegó a Estados Unidos a los seis años acompañada de su madre. Esta estudiante, a pesar de su alto promedio, no pudo ingresar a la universidad no poder costearla. Al ser beneficiaria de DACA se tomó un año para ahorrar dinero y trabajar.

Posteriormente, luego de un paso por un colegio comunitario, logró transferirse a Georgetown. De esta forma, logró ser una de las 240 beneficiarias de DACA que se ofrecieron como voluntarios en Teach for America, enseñando a jóvenes desatendidos en una escuela pública de Washington DC.

Además de esta historia, el comentario de Georgetown incluyó más experiencias de beneficiarios de DACA y exalumnos de la universidad que han aportado a su comunidad apoyando trabajadores inmigrantes de bajos salarios a luchar por sus derechos laborales, llevando atención médica a comunidades desatendidas, entre otras acciones.

“A lo largo de mi educación universitaria, DACA me permitió mantener trabajos estables en el campus para cubrir los costos asociados con comidas, libros, viajes y otras necesidades para la vida universitaria”, explicó uno de los beneficiarios mencionados en el comentario.

Noticias relacionadas