¿Cómo afectará la inflación a las familias latinas en EE.UU.?

Estados Unidos se encuentra experimentando un alza en los precios de productos y servicios, como no sucedía en los últimos 40 años.

Las tasas de inflación en Estados Unidos han superado a las de los últimos 40 años, en mayo la tasa de inflación alcanzó el 8.6%, el nivel más alto desde 1981. Esto calculado a través de datos del consumer price index (CPI). Los datos son aún más relevantes teniendo en cuenta que los niveles de inflación en Estados Unidos se habían mantenido casi por 30 años en un promedio de 2.3% por mes, superando el 5% solamente en cuatro ocasiones, una de ellas en 5,6% en 2008 durante la crisis financiera.

La inflación suele medirse a través del IPC, que registra el cambio promedio a lo largo del tiempo en los precios de una canasta básica de bienes y servicios para consumo. Si el índice registra aumento significa un aumento en los precios.

Esta vez dicha alza de precio se debió a los desequilibrios entre la oferta y la demanda, problemas en la cadena de suministros, así como otros factores geopolíticos que afectaron el precio de la energía, como gasolina, gas natural o electricidad.

Las familias en Estados Unidos se han visto afectadas por el precio de productos como fueloil, utilizado para la calefacción, así como la gasolina, que han aumentado un 70,1% y 48% respectivamente en los últimos 12 meses.

Por otra parte, los alimentos son algunos de los productos con mayor aumento en sus precios, especialmente los derivados de animales que se encarecieron en un 13,7%, con respecto al año pasado.

Se espera que, hasta diciembre de 2023, las tasas de inflación se recuperen a los niveles de abril de 2020 cuando comenzó la pandemia. Es decir, en niveles cercanos al 2%.

Noticias relacionadas