¿Quién es Joe Biden y cuál es su propuesta migratoria?

Tras décadas de intentos por lograr una reforma migratoria integral en Estados Unidos, la Administración de Joe Biden tiene su gran apuesta en cumplir su promesa de campaña en torno a los temas migratorios.

En su proyecto de ley el 46° presidente de los Estados Unidos busca otorgar una vía para que 11 millones de indocumentados tengan la ciudadanía llegó finalmente al Congreso en el mes de febrero, 2021. Los temas principales son el otorgamiento de la ciudadanía a grupos específicos, la seguridad fronteriza y otras disposiciones.

El también ex vicepresidente de Estados Unidos, y actual presidente de los Estados Unidos, ha dejado muy claro durante su campaña y lo que va de su mandato el compromiso que tiene por la salud y bienestar del país en general, y no solo de los estadounidenses, sino también de todos los habitantes del territorio estadounidense.

Cumpliendo una promesa de campaña, los aliados demócratas de Joe Biden presentaron al Congreso el proyecto de reforma migratoria. Se trata de una ambiciosa iniciativa que aspira a crear un camino de ocho años hacia la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que, según Migration Policy Institute, vivían en la Unión Americana para 2018. De ser aprobado, el proyecto de ley constituiría la mayor reforma al sistema migratorio de Estados Unidos.

El enfoque fragmentado y paulatino de la propuesta es un claro intento de evitar los intentos frustrados como en el pasado y un reconocimiento de que el éxito del plan a gran escala podría ser aún más difícil en un Congreso altamente dividido. Los demócratas mantienen la mayoría de puestos en la Cámara de Representantes, pero con el margen más estrecho en 20 años. Tras los resultados que obtuvieron en las elecciones del pasado noviembre, perdieron 11 asientos y actualmente hay 222 demócratas y 212 republicanos en la Cámara Baja.

Las reformas de Biden buscan perseguir proyectos de ley más pequeños centrados en la ciudadanía para grupos como los jóvenes inmigrantes traídos a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños, conocidos como “dreamers” o “soñadores”; para los trabajadores agrícolas y otros empleados en labores esenciales.

El proceso tomaría aproximadamente ocho años. Primero, les proporcionaría un nuevo tipo de estatus temporal durante cinco años y luego les permitiría obtener la ciudadanía después de otros tres años.

El camino a la ciudadanía solo aplicaría para las personas que han estado en el país desde antes del 1° de enero de 2021. Cualquiera que ingrese a la nación después y de forma irregular no calificaría. Esto ayudando a los los beneficiarios de los programas Acción Diferida (DACA), dirigido a los “dreamers”, y para quienes gocen del Estatus de Protección Temporal (TPS), que ampara a miles de personas víctimas de conflictos, muchos de ellos de El Salvador.

El plan del gobierno norteamericano busca restaurar el liderazgo de la nación y reconstruir la atención a las comunidades migrantes.

Noticias relacionadas