Experiencias en programas de cuidado de niños en Estados Unidos

Antonella Mendoza es una bailarina que durante los próximos once meses vivirá en Nashville, Tennessee como parte de un programa de visitante de intercambio.

Desde hace varios años, Antonella Mendoza comenzó a considerar la idea de realizar un intercambio en Estados Unidos. Mendoza es bailarina de profesión y su interés en Estados Unidos no solo respondía al turismo, sino también a conocer más sobre danza, y tomar clase con profesores internacionales.

Debido a las dificultades para conseguir una visa de turista, Mendoza optó por la opción de conseguir una visa de visitante de intercambio. Es decir, una visa J-1. “Este programa facilita con la visa, con el costo porque es bastante accesible, así que lo vi como una de las posibilidades más fuertes para poder venirme. El programa es de intercambio, de trabajo y de estudio, o sea que acá estoy trabajando y también tengo que estudiar algo (me lo exige la visa)”.

Según explica el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) la clasificación J-1 se autoriza para aquellas personas que tienen la intención de participar en un programa aprobado con el propósito de enseñar, instruir o dar conferencias, estudiar, observar, realizar investigaciones, consultar, demostrar habilidades especiales, recibir capacitación, o recibir educación o formación médica de posgrado.

Los visitantes de intercambio incluyen a profesores o académicos, asistentes de investigación, aprendices, maestros, especialistas, Au Pairs o niñeras, consejeros de campamento, entre otros. En su caso, Antonella, fue aceptada en un programa de Au Pairs.

Para formar parte de un programa de Au Pair, el participante debe cumplir con las condiciones del visado J-1 que son las siguientes:

  • No aceptar un empleo remunerado más allá de las horas y funciones especificadas por el programa y regresar a casa al final de su participación en el programa de 12 meses.
  • No cumplir con el plazo de 12 meses y continuar proporcionando servicios de ayuda para el cuidado de niños a una familia estadounidense, lo cual es ilegal.

El programa Au Pair, promueve los intercambios culturales mutuos, tanto para la familia de acogida como para los participantes del extranjero.  Mediante este programa, los participantes pueden continuar su educación mientras experimentan la vida cotidiana con una familia estadounidense, y la familia reciben un servicio de cuidado de niños confiable y responsable por parte de personas extranjeras.

“Para poder venir tienes que hacer una serie de entrevistas con familias que necesitan niñera, y después de que coincidís con una familia (esa familia te tiene que gustar y tienes que gustarle a esa familia), es como que ellos pagan el pasaje y te quedas en su casa. Te tienen que dar una habitación propia con baño propio, y además un horario por semana que se establece con ellos, porque hay un máximo de horas que puedes trabajar y en la semana te pagan”, explicó.

Los requisitos para el programa de Au Pair son los siguientes: Hablar inglés; contar con escuela secundaria o equivalente; tener entre 18 y 26 años, capaz de participar en un programa (se solicitan pruebas físicas); completar una entrevista; y aprobar la investigación de antecedentes, como lazos familiares, educación, referencias personales y profesionales, entre otras.

Al término del programa, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), permite que las personas con visa J-1, independiente de las actividades que hayan realizado durante su estancia en el país, se tomen un mes adicional para viajar por Estados Unidos y realizar actividades independientes.

Conoce más sobre programas Au Pair en el siguiente enlace: https://j1visa.state.gov/programs/au-pair/

Noticias relacionadas