Inmigrantes en centros de detención recibieron vacuna contra COVID-19

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) ha iniciado a aplicar la vacuna Janssen de la farmacéutica Johnson & Johnson a inmigrantes en centros de detención.

La aplicación de la vacuna en los centros de deportación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo reducir riesgos ante posibles contagios de COVID-19 entre los detenidos y el personal que trabaja ahí.

El DHS recibió inicialmente la cantidad de 10 mil dosis de dicha vacuna a nivel nacional, la cual no requiere segundas dosis, lo que agiliza el proceso de vacunación.

Durante la pandemia, los centros de detención de ICE han registrado cerca de 20 mil casos confirmados de COVID-19. Ante esta situación, iniciar el proceso de vacunación busca ser una estrategia que logre controlar este problema de salud pública, reduzca hospitalizaciones y evite fallecimientos entre el personal de ICE y las personas detenidas.

ICE explicó en un comunicado que el DHS “sigue comprometido con un enfoque de salud pública basado en evidencia y guiado para la educación sobre vacunas que garantice que aquellos bajo nuestro cuidado y custodia puedan tomar una decisión informada durante esta pandemia global”.

Hasta el momento más de 9 mil 500 vacunas ya han sido distribuidas a las diferentes localizaciones de los centros de detención.  ICE continúa trabajando con agencias estatales para aplicar más vacunas a inmigrantes detenidos.

“El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) continúa sus esfuerzos de vacunación para incluir vacunas voluntarias para las personas bajo el cuidado y la custodia de ICE de los Estados Unidos”, explicó un portavoz de ICE al medio Axios.

Noticias relacionadas