La mala postura puede perjudicar nuestra salud mental

Debido al confinamiento, la gran mayoría de las personas se encuentra trabajando desde casa haciendo home office, y por lo tanto pasan muchas horas sentados frente a un escritorio, pero probablemente no de la forma correcta.

Y es que la mala postura puede perjudicar nuestra salud mental, ya que inconscientemente afecta nuestro estado de ánimo, y por ende cómo nos proyectamos hacia los demás.

Alguien que tenga una postura erguida transmite confianza y seguridad, lo que a la vez demuestra autoridad y nos hace sentir bien con nosotros mismos.

Ameet Bhakta, especialista en alineación postural del centro Health Through Posture, comenta que cuando pensamos en una persona deprimida, lo primero que se nos viene a la cabeza es la imagen de alguien encorvado.

A este tipo de postura se le conoce como “cerrada” y consiste en una cabeza agachada y hombros hacia abajo, que hace que no produzcamos la cantidad de oxígeno necesaria para respirar bien, lo que nos pondrá de malas.

Asimismo, afecta las relaciones sociales, ya que podemos mostrarnos como personas inseguras y poco accesibles, que pueden afectarnos al momento de querer encontrar trabajo o entablar una amistad. También, tener la cabeza viendo hacia abajo causa dolor y por ende poca productividad.

Para evitar todo lo anterior, tenemos que mejorar el espacio en el que trabajamos, y para eso debemos:

  • Sentarnos correctamente con ambos pies en el suelo, la espalda recta para que no haya dolor y los hombros relajados.
  • Contar con una silla ergonómica que mantenga nuestra espalda firme.
  • Si usamos algún dispositivo móvil como medio de trabajo, hay que colocarlo a la altura de nuestros ojos o en una postura que no haga que bajemos la cabeza, y de igual forma, sentarnos en un lugar cómodo.
  • Movernos cada cierto tiempo para que nuestra espalda esté derecha.

 

Vía: El Diario

Related news