Habilitan hogares a niños migrantes en México

Desde un fraccionamiento resguardado en la delegación Gustavo A. Madero, la organización de Aldeas Infantiles SOS, habilita hogares para acoger de manera temporal a niños centroamericanos en migración forzada.

En conjunto con el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar), tienen el objetivo de reintegrar a menores detenidos en estaciones migratorias, quienes salieron de sus países por la violencia o buscan reencontrarse con sus padres en Estados Unidos.

“El foco principal es promover procesos de reintegración con sus familias. Tienen mucha referencia de su familia de origen y es importante poder mantener esa relación”, detalló Karina Franco, subdirectora de Desarrollo de Programas de la organización.

Los infantes serán ubicados en hogares encabezados por una “mamá SOS”, quien fue capacitada por Aldeas Infantiles SOS y cuenta con un presupuesto mensual para llevar el hogar, como lo hace cualquier otra jefa de familia.

En el fraccionamiento conviven los “primos”, mexicanos menores de edad separados de sus padres por distintas razones y que habitan con una familia de la Aldea.

El proyecto busca garantizar el derecho de los niños a vivir en familia, así como su derecho a la educación, a la salud y a una alimentación adecuada.

El programa piloto arrancó en 2015, periodo en que Aldeas Infantiles SOS y las organizaciones Casa Alianza e International Detention Coalition pudieron entrar a las estaciones migratorias para entrevistar a los niños y capacitar al personal.

En su fraccionamiento, las “mamás SOS” recibieron a 10 niños y niñas hondureños, a quienes les proporcionaron hogar y acceso a la educación, entre otros derechos.

“La primer familia que llegó con nosotros fueron tres hermanos de Honduras, de 16, 12 y 5 años. El hermano mayor asumió la responsabilidad de trayecto desde Honduras hasta México.

“Son chicos muy fuertes con muchas herramientas que enriquecen a la comunidad. Ya les ha tocado hacerse cargo de hermanos, conseguir dinero, conocer personas”, describió.

Los infantes fueron detenidos en su trayecto a Estados Unidos, donde planeaban unirse a sus padres; sin embargo, a finales de 2016, la organización los ubicó con su familia extendida en México.

Aunque los niños se sintieron felices en el programa, Franco reconoció que hubo retos para integrarlos al ambiente escolar y social en México, mientras que los niños ansiaban llegar con sus familias a Estados Unidos.

Este año, el programa se oficializará para comenzar a recibir más solicitudes en Tijuana y Chiapas.

Fuente: Hoy Los Ángeles

Noticias relacionadas