La Tarjeta Verde, o “Green Card”, es el documento que autoriza la residencia permanente en Estados Unidos a extranjeros. Con ella pueden vivir y trabajar en el país norteamericano legalmente. Además, es uno de los pasos previos para obtener la ciudadanía.

Si tienes familiares que ya obtuvieron su Tarjeta Verde, tú también puedes aplicar para tenerla. El Departamento de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos decide qué extranjeros pueden convertirse en residentes permanentes, mediante lazos familiares.

Las personas elegibles son familiares inmediatos. El primer lugar de preferencia lo tienen hijos solteros de ciudadanos estadounidenses con 21 años de edad o más. En segundo lugar: cónyuges e hijos solteros menores de edad.

En el tercer nivel de preferencia están los hijos casados de ciudadanos estadounidenses y en cuarta los hermanos mayores de 21 años.

La solicitud de Tarjeta Verde será inadmisible si el postulante ha cometido delitos en territorio estadounidense.

Si el solicitante se encuentra en Estados Unidos, debe presentar el formulario I-485 “Solicitud para registrar residencia permanente o ajustar estatus”. Su ingreso a Estados Unidos debe haber sido permitido por los oficiales consulares. Si estás en otro país, debes contar con una visa de inmigrante.

Para que te entreguen la “Green Card”, debes presentar los siguientes documentos y evidencias de lazos familiares: Formulario I-485 con copia; certificado de matrimonio, nacimiento o decreto de adopción, según el caso; copia del formulario I-797; dos fotos tipo pasaporte; copia del acta de nacimiento; copia de pasaporte sellado.

Conoce los beneficios de la Tarjeta Verde en nuestra galería. Si quieres iniciar el trámite da clic aquí.

Fuente: Vive USA