Ex indocumentado y ex DACA logra residencia y se salva del castigo de diez años

Pero no fue suficiente con su matrimonio hubo otros factores que le ayudaron para no ser castigado

Indocumentado por once años y beneficiario por casi cinco años del DACA, el alivio migratorio de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, Juan Ríos logró lo que parecía imposible, obtener su residencia.

Lo consiguió al casarse con su novia de la adolescencia. Pero el matrimonio no era suficiente, una petición ante migración hecha por su padre hace varios años lo salvó de no ir a Ciudad Juárez y exponerse a un castigo de diez años por haber entrado sin papeles al país.

“Estoy muy feliz. Ya quiero hacerme ciudadano en tres años”, confiesa Juan Ríos de 31 años.

Cómo evitar el castigo

Eric Price, abogado en migración que ayudó a Juan Ríos decidió presentar una petición a migración en base al Acta de Libertad de Información (FOIA) para hurgar en el pasado de Juan Ríos. “Descubrimos que su padre había solicitado su residencia a través de su empleador, con la forma 245 (i), y Juan estaba enlistado en dicha petición”, detalla.

También tuvieron que probar que el padre estaba residiendo en Estados Unidos en el año 2000.

“Fue un proceso complicado que se tomó dos años”, indica.

Cuestionado sobre si recomienda a los jóvenes DACA que obtengan un permiso ante migración para salir del país (Advance Parole en inglés) y así registrar una entrada legal en el país, que evite que sean castigados por diez años si se les presenta la posibilidad de la residencia, enfatiza que puede ser una opción para borrar una entrada sin documentos previos.

Sin embargo, aconseja que antes de salir del país, consulten siempre a un abogado para que se aseguren que no corren ningún riesgo al regresar.

Fuente: La Opinión.

Noticias relacionadas

¿Cuándo deben usar tapabocas las niñas y niños?

La nueva normalidad nos dice que todo el tiempo que estemos fuera de casa o en las áreas comunes, si vives dentro de una unidad habitacional, es obligatorio usar tapabocas, lo que para los adultos o personas mayores de 15 años puede ser una tarea relativamente fácil, para los más pequeños del hogar puede ser algo complicado.

Ver noticia »