¿Qué es el bruxismo y cómo prevenirlo?

¿A veces te levantas con dolor de cabeza y no sabes por qué? Puede ser bruxismo, o mejor conocido como “rechinamiento de dientes”, una enfermedad que se origina en la zona sustancia nigro-estriatal y núcleos putaminales del cerebro, que hace que los músculos masticadores estén hiperactivos.

De no tratarse, puede ocasionar migrañas, dolor de oídos, mareos, vértigo, dolor en la columna e incluso deformación facial.

Se relaciona con el estrés y alrededor de un 80% de la población en el mundo lo ha padecido, y comienza a desarrollarse entre los 4 y 6 años, llegando a incrementar un 30% entre los 10 y 12 años. Ya en edad adulta, hasta el 25% de ellos lo siguen teniendo. Estudios han comprobado que puede heredarse.

La también llamada “enfermedad silenciosa”, puede ser idiopática (causa desconocida) o secundaria (relacionada a enfermedades neurológicas). Asimismo, no tiene un horario específico, y puede ocurrir en la mañana o en la noche.

El diagnóstico más común, tiene mucho que ver con el área de la mandíbula, como dolor en la articulación temporo-mandibular, apretamiento y rechinamiento de los dientes y aumento en los músculos maseteros, dando apariencia de tener una “cara cuadrada”.

El tratamiento consiste en 4 fases:

  1. Férula de descarga: son moldes personalizados basados en tu mordida que se adaptan a la dentadura y están diseñados para mantener los dientes separados. Son prescritos para la noche, aunque pueden usarse durante el día.
  2. Fisioterapia: se realizan masajes en los músculos de la cara, cuello y hombros, al igual que punción seca, estiramientos o técnicas osteopáticas.
  3. Medicina: en caso de deberse a un cuadro de ansiedad o estrés, el doctor puede recetarte ansiolíticos o antidepresivos, o relajantes musculares antes de dormir dependiendo de la situación.
  4. Bótox: la toxina butolínica ayuda a bloquear las terminales del neurotransmisor acetil.colina. Es otra opción más, ya que es un poco costosa su aplicación.

Cómo prevenirlo:

  • Cambio de hábitos: el llevar una vida más tranquila, puede contribuir a liberar la tensión; esto puede ser mediante el ejercicio, la lectura, escuchar música, entre otras actividades relajantes.
  • No tomes bebidas estimulantes en la noche: evita el consumo de café, té con cafeína, alcohol o bebidas energéticas antes de dormir, ya que pueden empeorar el bruxismo.
  • Duerme bien: de 7 a 8 horas es lo recomendable para amanecer tranquilo y de buenas y estar así todo el día.
  • Habla con tu pareja: si duermes acompañado, pídele que preste atención si haces ruidos rechinantes o de chasquillo, para que le puedas comentar a tu médico u odontólogo.
  • Acude regularmente al dentista: el especialista puede realizarte exámenes para determinar qué es lo que realmente tienes y advertirte sobre otros problemas como desgaste de tus piezas dentales, movilidad de estas (periodontitis), gingivitis (sangrado de encías), etc.

Vía: Vogue  

Fuente: El Heraldo de México/Milenio

Noticias relacionadas