Ya viene la época del año en la que empieza a hacer más frío y con este vienen enfermedades como la gripa y el resfriado. Es por esto que es importante reforzar tus defensas, ya que son imprescindibles porque atacan cualquier tipo de infecciones al igual que enfermedades graves como el cáncer.

Algunos indicadores de tener las defensas bajas son el cansancio o no tener energía en todo el día, y tener constantemente padecimientos relacionados con los virus.

Las medicinas no son la solución a este problema, sino el tener una vida saludable con buenos hábitos como llevar una alimentación balanceada y hacer ejercicio de forma regular. Así, tu sistema inmunológico estará sano y tendrás menos posibilidades de contagiarte.

También, es importante que duermas entre 7 y 8 horas para que todo tu cuerpo esté al cien. Y, lo más importante, es sentirnos bien con nosotros mismos y tratar de estar relajados, ya que el estrés y la ansiedad hacen que seamos más propensos a enfermarnos.

Ya que estamos hablando de las defensas, es fundamental mencionar las que defienden nuestro sistema inmune:

  • Neutrófilos: son los primeros en aparecer y eliminan los posibles virus que quieran entrar a nuestro cuerpo.
  • Macrófagos: absorben los virus y bacterias que resultan ser dañinos para el organismo.
  • Linfocitos tipo B: producen anticuerpos que se deshacen de afecciones.
  • Linfocitos tipo T: también generan anticuerpos y apoyan a los macrófagos a destruir los virus.
  • Células dendríticas: los identifican y exterminan.

Así que ya lo sabes, cuida de ellas para que no estés tiempo en estos próximos meses.