9.9 millones de personas en el mundo lamentablemente sufren de demencia, y un nuevo caso es diagnosticado cada 3.2 segundos. Desafortunadamente, hay varios elementos que favorecen la aparición de este trastorno.

La demencia se define como el deterioro de la memoria y la razón. El Alzheimer, siendo su causa más común, está relacionado con el 60 u 80% de los casos. La edad y la genética son los factores que aumentan las posibilidades de padecerla, al igual que el sedentarismo, pérdida auditiva, la depresión no tratada, el aislamiento social e inclusive, en menor grado, la formación profesional.

Aunque no podemos hacer mucho para prevenirla, hay estudios que sugieren que realizando estas acciones se puede reducir el riesgo y a la vez, mejorar nuestra salud en general:

  • Comer saludablemente: no consumas tanta azúcar, sal y grasas saturadas, así como también alimentos que contienen mucho almidón como las papas o la pasta.
  • Dieta balanceada: incluye la fibra y las proteínas dentro de tus comidas, come frutas y verduras y toma agua.
  • Ejercítate: hace que estés física, mental y emocionalmente saludable. Realiza el que más te guste con moderación 150 minutos a la semana.
  • No bebas mucho: el ingerir altas cantidades de alcohol puede afectar el sistema nervioso, y aumentar las posibilidades de tener un derrame cerebral. Por eso es ideal que no tomes más de 14 botellas a la semana.
  • Socializa: la soledad y el aislamiento podrían ser parte de las causas de la demencia, por lo que es importante que te mantengas en contacto con tus seres queridos, además de iniciar nuevos hobbies.
  • Mantén tu cabeza activa: la estimulación cerebral reduce las probabilidades de padecer demencia, por lo que desafía tu mente constantemente haciendo rompecabezas, jugando ajedrez, aprendiendo un nuevo idioma, etc.
  • Descansa: trata de irte a la cama a la misma hora todos los días, y despertarte en un horario determinado.
  • No fumes: ya que afecta los vasos sanguíneos del cerebro.
  • Trata la depresión: puede perjudicar tu sueño y la manera en la que socializas. Si ves que estás así, ve con un psicólogo que te ayudará a salir adelante.
  • No dejes de aprender: de acuerdo con un estudio, el 8% de los casos de demencia pueden relacionarse con dejar la escuela antes de pasar a Secundaria. Así que no dejes de aprender; puede ser a través de cursos en línea, no tienes que regresar a la escuela.
  • Cuida tu cabeza: una herida puede hacer que perdamos nuestras habilidades cognitivas. Si vas a realizar una actividad física que implique algún riesgo en esa área, usa un casco para protegerte; en el auto ponte el cinturón de seguridad, y practica deportes en donde el equilibrio sea muy importante, ya que te ayudarán a no caerte.
  • Atiende tu salud: pon atención a tu salud tanto física como mental, y visita al médico regularmente.