Debido al confinamiento, muchas personas han descuidado su alimentación consumiendo alimentos con alto contenido de grasa y azúcar, lo cual puede ser perjudicial para la salud.

De acuerdo con una investigación publicada por la revista European Journal of Preventive Cardiology, consumir mucha azúcar durante la emergencia sanitaria por el COVID-19, es un ataque a nuestra salud que no necesitamos, ya que puede causar un almacenamiento de grasa nociva alrededor del corazón y abdomen.

“Cuando comemos mucha azúcar esta se convierte en exceso de grasa y se acumula”, indicó el investigador So Yun Yi, estudiante de doctorado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos.

Para este estudio, los investigadores analizaron el consumo a largo plazo de productos con alto nivel de azúcar como los refrescos, dulces y pasteles, entre otros, así como su asociación con el exceso de grasa alrededor del corazón y otros órganos. La investigación se aplicó a 3 mil adultos jóvenes.

Los resultados mostraron que beber productos con exceso de azúcar y consumir productos azucarados durante un período de 20 años tiene un vínculo estrecho con la acumulación de grasas alrededor de los órganos.

Por otro lado, la doctora Lyn Steffen, profesora inscrita en la división de epidemiología y salud comunitaria de la mencionada universidad, resaltó que estos descubrimientos comprueban que el exceso de azúcar en los alimentos, aumentan la cantidad de tejido graso.

También se confirmó que, tener sobrepeso incrementa el riesgo de contraer diabetes y enfermedades cardíacas, siendo estos padecimientos una de las causas que incrementan el riesgo de adquirir COVID-19.

Los expertos aconsejan beber de 2 a 2.5 litros de agua simple todos los días, comer frutas y verduras, así como revisar la cantidad de azúcar que tienen los alimentos. Una dieta balanceada, rica en proteínas, carne magra y hierro, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Clikisalud.net, tu portal de salud de cabecera.