Ayer fue el Día Mundial de la Parálisis Cerebral para hacer consciencia sobre esta discapacidad.

La parálisis cerebral (PCI) es un grupo de trastornos que alteran el movimiento y el tono muscular o la postura. Es producido por daño en el cerebro inmaduro, siendo más frecuente antes de nacer. Los primeros signos aparecen a muy temprana edad.

Signos más comunes:

  • Variaciones en el tono muscular: ya sea muy rígido o muy blando
  • Rigidez muscular y reflejos exagerados (espasticidad)
  • Músculos rígidos con reflejos normales (rigidez)
  • Falta de equilibrio y coordinación muscular (ataxia)
  • Temblores o movimientos involuntarios
  • Movimientos lentos y contorsionados
  • Retrasos en las habilidades motrices: empujar con los brazos, sentarse o gatear
  • Usar más un lado del cuerpo
  • Caminar de manera anormal: sobre los dedos de los pies, en cuclillas, en forma de tijera con las rodillas cruzadas, caminar “ancho” o asimétricamente
  • Babeo excesivo o problemas para tragar
  • Dificultad para succionar o comer
  • Retrasos en el desarrollo del habla o dificultad para hablar
  • Dificultades de aprendizaje
  • Dificultad con las habilidades motrices finas
  • Convulsiones

Generalmente se manifiesta en un solo lado del cuerpo, y no es progresivo, por lo que los signos no empeoran con el paso del tiempo.

Tipos:

  1. Espástica: es la más común, ya que afecta entre el 70 y 80% de las personas. Se produce cuando las células nerviosas de la capa externa del cerebro o corteza no trabajan adecuadamente. Espástico significa “rígido”, y esta rigidez en las extremidades se origina porque mientras un músculo se mantiene contraído, otro está débil en el mismo miembro.
  2. Disquinética o Atetoide: se caracteriza porque los afectados casi no controlan sus músculos. Discinesia quiere decir “alteración del movimiento”, y estos pueden ser lentos, involuntarios y descoordinados. Asimismo, les es muy difícil hablar porque un fallo en la parte central del cerebro no les deja controlar los músculos de forma precisa. No es tan frecuente, pues afecta entre el 10 y el 15% de los casos, y la mayoría tienen un origen perinatal.
  3. Atáxica: casi no ocurre y afecta sobre todo al equilibro por una lesión en el cerebelo. Las personas con este tipo de parálisis pueden llegar a caminar, pero de manera muy inestable, torpe o con las piernas muy abiertas, pues los movimientos finos le son muy difíciles de completar. Ataxia significa “sin orden”.
  4. Mixta: es ocasionada cuando el cerebro presenta lesiones en varias de sus estructuras. Las más frecuentes son ataxia y distonía, o distonía con espasticidad.

La PCI también puede clasificarse por las extremidades a las que afecta, y son:

  • Tetraplejía: afecta a todas las extremidades y es la más grave
  • Diplejía: es la más frecuente y deteriora principalmente a las extremidades inferiores
  • Hemiplejía: sólo en una mitad del cuerpo
  • Monoplejía: sólo a una parte del cuerpo

Por su parte, pueden clasificarse en función de gravedad:

  • Leve: cuando se pueden realizar actividades cotidianas
  • Moderada: llega a necesitar ayuda
  • Severa: requiere asistencia para hacer todas las actividades

Causas:

  • Mutaciones genéticas
  • Infecciones maternas que dañan al feto en desarrollo
  • Accidente cerebrovascular fetal: una interrupción de sangre al cerebro en desarrollo
  • Sangrado dentro del cerebro en el útero o al nacer
  • Infecciones en los niños que causan inflamación en o alrededor del cerebro
  • Lesión traumática en la cabeza de un bebé a causa de un accidente automovilístico o una caída
  • Falta de oxígeno en el cerebro por el trabajo de parto o un parto difícil, aunque no es tan probable

Prevención: desafortunadamente, en la mayoría de los casos no hay prevención, pero si estás embarazada o quieres embarazarte, realiza lo siguiente:

  • Vacúnate contra la rubéola, de preferencia antes de quedar embarazada, para prevenir una infección que podría causar daño cerebral fetal.
  • Cuídate: comiendo sano y realizando ejercicio.
  • Busca atención prenatal temprana y continua.
  • Si tienes hijos: que use un asiento de seguridad apropiado para su edad, casco para andar en bicicleta, y ponle barandillas de seguridad en su cama.
  • No consumas alcohol, drogas o sustancias ilegales durante tu embarazo

Vía: Mayo Clinic/20 Minutos