Todo nuestro cuerpo esta conectado, si falla la mente, falla el cuerpo y viceversa. Para una buena salud mental una buena dieta. Sin duda no hay un tipo de alimento o hábito que asegure un buen control emocional y de la mente.

La alimentación es muy importante para tener una buena salud mental. Saber escoger de forma que vamos a consumir puede ayudar a prevenir o retrasar ciertos temas de salud, incluyendo los riesgos de padecer demencia.

Los expertos recomiendan lo siguiente:

      • Tener control de tu peso. Se ha comprobado que la obesidad, la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto pueden aumentar el riesgo de demencia. Una forma es llevando una buena alimentación y hábitos saludables, como comer frutas y verduras, hacer ejercicio y leer.
      • Come frutas, verduras y granos enteros. El consumir estos alimentos reducen el riesgo de enfermedades crónicas, incluyendo cardiopatías, diabetes y cáncer. De acuerdo con especialistas, sus antioxidantes ayudan a proteger la función cerebral.
      • Evita las grasas saturadas o no saludables. Los productos procesados tienen muchas grasas no naturales. Es recomendable leer etiquetas de los alimentos para saber que contienen. Estos productos pueden desarrollar problemas cardiovasculares.
      • Consume ácidos grasos omega-3. La fuente más común de ácidos grasos omega-3 es el pescado, intenta consumirlo de menos 3 veces a la semana.
      • Infórmate sobre los riesgos y beneficios de tomar vitaminas o suplementos. Si se tienen problemas nutricionales, los suplementos pueden ser una mejor opción; sin embargo, y es importante hablar con un médico sobre su uso, y determinar si es realmente necesario.

Sólo los especialistas pueden prescribir suplementos dietéticos con base en tu estado de salud.

Para tener más información ingresa clikisalud tu portal de salud de cabecera. Y a la pestaña de Salud de Acceso Latino.