Hace poco llegó a la oficina de Edgardo Quintanilla, abogado de ley migratoria en Los Ángeles una señora salvadoreña que tenía un caso de asilo pendientedesde mediados de los años noventa. Primero le habían renovado su permiso varias veces y luego dejaron de renovárselo. Cuando el abogado escudriñó un poco más en su expediente se dio cuenta de que la señora califica para la legalización por la ley NACARA de 1997.

NACARA es una de las opciones existentes para muchos salvadoreños y guatemaltecos, nicaragüenses y personas de países que pertenecían al bloque soviético en décadas pasadas. Al parecer aún quedan personas que no saben que pueden obtener la residencia con esta ley que data de hace casi 20 años, agregó Quintanilla.

Dicha ley cubre, por ejemplo, a los salvadoreños que entraron al país antes del 19 de septiembre de 1990 y se registró para algo llamado “beneficios ABC”, para el TPS o solicitó asilo antes del 16 de febrero de 1996 y no fue arrestado al entrar al país. Además, cubre a cualquier guatemalteco o salvadoreño que presentara una solicitud de asilo antes del 1 de abril de 1990 y nunca recibió una decisión final a su caso. Familiares calificados de un individuo en estos casos también serían amparados por NACARA.

Fuente El Diario NY.