Estados Unidos vive una de las situaciones más complicadas de su historia. La pandemia del coronavirus desestabilizó a la Unión Americana de formas nunca imaginadas y quienes están sacando a flote al país, son los inmigrantes y sus labores en trabajos esenciales.

De acuerdo con la Universidad de California en San Diego (UCSD), poco más de un tercio de los empleados latinos inmigrantes de San Diego le están haciendo frente a la emergencia sanitaria del COVID-19; muchos de ellos viven en territorio mexicano y todos los días cruzan de Tijuana a la ciudad norteamericana para llevar a cabo sus actividades.

Existen muchos trabajos que son considerados esenciales y en lo que va de la contingencia, varios trabajadores los han llevado a cabo de forma regular.

Hay alrededor de 344 mil inmigrantes en San Diego, la gran mayoría efectúa trabajos esenciales. Los inmigrantes en esta ciudad representan alrededor del 25% del total de la población y son ellos los que están llevando a cabo este tipo de trabajos en la lucha contra el virus de Wuhan, dato proporcionado por la Universidad.

Esta información que recabó la UCSD, fue para resaltar a las poblaciones locales nacidas en el extranjero y su aportación a la fuerza laboral, la economía y la diversidad.

El Centro de Políticas de Inmigración de los Estados Unidos en UCSD, comunicó que el 34% de las labores de salud son realizadas por inmigrantes, de los cuales el 37% son indocumentados.

El 35% de todos los trabajadores dedicados a la producción y distribución de alimentos durante esta pandemia, incluidos los campesinos, son inmigrantes.

Así como San Diego, hay otras ciudades en las cuales la base de su fuerza laboral, en los trabajos esenciales, está conformada por inmigrantes algunos de ellos inmigrantes.

Fuente: La Opinión