Un informe publicado el 5 de noviembre de 2019 por el Instituto de Políticas de Florida (FPI, por sus siglas en inglés) mostró que otorgar permisos de conducir a todos los floridanos sin importar su estatus legal, incrementaría de forma significativa los ingresos estatales, por un monto aproximado de 68.6 millones de dólares en los primeros tres años de ejecución y presentaría una mejora significativa en la seguridad pública, al reducir los accidentes automovilísticos.

El CEO de la FPI, Sadaf Knight dijo “ampliar el acceso a las licencias de conducir a todos los floridanos y aprovechar esta nueva fuente de ingresos tiene sentido para nuestro estado”. Agregó “esta política inclusiva también hará que nuestras carreteras sean más seguras y brindará a los inmigrantes indocumentados la oportunidad de apoyar a sus familias y continuar contribuyendo a la economía estatal y local”.

Actualmente, otros 14 estados, incluyendo el Distrito de Columbia y Puerto Rico ya han adoptado planes que aprueben a todos sus habitantes a obtener licencias de manejo independientemente de su estado migratorio.

Si todos los inmigrantes indocumentados pagan la misma tarifa que los residentes legales y ciudadanos norteamericanos, se generaría un ingreso de 16.4 millones de dólares para el Estado.

Otro beneficio es que con esta identificación de conducir, se les puede ayudar a los inmigrantes a conseguir mejores empleos, mayores salarios, mejores oportunidades y una calidad de vida digna. Asimismo, cada año aumentarían las contribuciones de la comunidad indocumentada en impuestos locales y estatales.

Sin duda a medida que ayudaría a todos.

Fuente: MSN Noticias