El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), inicia con la detención de inmigrantes indocumentados en las denominadas “ciudades santuario” esta semana.

El “operativo santuario” comenzará en California, pero después llegará a Phildalphia y a Denver, de acuerdo con información compartida por dos agentes anónimos al The Washington Post.

Chad Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), realizará las redadas en todo el país, pero se enfocará en las ciudades y condados que ofrecen protección a inmigrantes.

No comentamos sobre asuntos delicados de las fuerzas del orden público que puedan afectar negativamente a nuestros oficiales y al público”, expresó Mike Alvarez, un portavoz de ICE al Post. Dijo también que todos los días hay operativos: “Todos los días como parte de las operaciones de rutina, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas… busca y arresta a extranjeros criminales y otras personas que han violado las leyes de inmigración de nuestra nación”.

Los operativos se reanudaron en julio después de una pausa a causa de la pandemia, pero a partir de este mes se va retener a “cualquier persona”, no nada más a criminales.

De acuerdo con lo que dice el reporte, se quiere dejar claro que los gobiernos locales “no han protegido a los residentes de criminales peligrosos”.

La operación de inmigración se sincronizaría con dos temas de la campaña de reelección: su represión contra la inmigración y su impulso para vilipendiar las ciudades lideradas por demócratas, a quienes culpa por el crimen y la violencia”, señalaron las fuentes.

Los inmigrantes siempre deben llevar consigo lo siguiente en caso de detención:

  1. Información médica: contacto de los doctores y lista de las medicinas que está tomando, indicando el nombre y la dosis.
  2. Datos sobre cuidado infantil: información de la escuela y persona a la cual llamar en caso de ser detenido.
  3. Información de un abogado de confianza.
  4. Datos de sus familiares o amigos cercanos.
  5. No portar identificaciones falsas.

Fuente: La Opinión