La pandemia y el coronavirus no ha dado cuartel a los inmigrantes y por tal razón, muchas organizaciones civiles y autoridades en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, han logrado con mucho empeño y creatividad, montar un albergue para dar posada a los indocumentados y no se contagien del virus.

Esta iniciativa lleva 10 días dando apoyo, y hasta hoy, no se ha presentado ningún caso positivo.

“El programa nace a partir de la crisis sanitaria que estamos viviendo, donde la comunidad inmigrante es de las más expuestas y en riesgo de contagiarse del virus. La tarea es protegerlos”, dijo a Efe, Rosa Mani, coordinadora general del Hotel Filtro.

Detalló que este albergue cuando empezó a operar el 9 de mayo, buscó prevenir posibles brotes de COVID-19 en las personas que entran y salen del estado, pues en la instalación a todos los migrantes se les brinda la atención necesaria.

La pensión tiene la capacidad para 108 personas sin importar su país de origen, y si quieren ingresar a una de las posadas, deben pasar por algunos exámenes sanitarios.

Hasta ahora, cuentan con 22 alojados y ninguno ha presentado síntomas de coronavirus.

Leticia Chavarría, coordinadora médica de Filtro dijo: “El objetivo es asegurar que las personas inmigrantes que quieran entrar a uno de los hoteles que hay en Ciudad Juárez, tengan la seguridad de que no se contagiaran de coronavirus”.

Con estas medidas es como evitan y minimizan los riesgos de contagio.

“Ofrecer un lugar digno es lo que buscamos. Las personas pasan 14 días en habitaciones donde se les revisa mañana y noche y si después de este periodo de tiempo no hay ningún tipo de síntoma, entran al albergue”, indicó Chavarría.

El hotel cuenta con seis médicos especializados, algunos de ellos también migrantes.

Fuente: La Opinión