Actualmente el miedo más intenso de los inmigrantes, es la deportación. Las redadas y la agencia ICE, mantienen la firme idea de seguir con las detenciones de los inmigrantes que no residen legalmente en Estados Unidos.

Existen algunas maneras de evitar la deportación, y una de ellas, es la Ley de 10 años, que como todas las reformas tiene sus pros y contras, pero al final es una vía de evitar la deportación.

Una ventaja y la más notable e importante, es que en caso de que se cumplan con todos los requisitos, aparte de evitar la deportación, se dará la residencia permanente.

Los inmigrantes que pueden apelar a este elemento legal son aquellos que:

      • Haber vivido en la unión americana durante 10 años.
      • Tener registro de un buen carácter moral. Ser un buen ciudadano.
      • No haber cometido ningún crimen.
      • Tener familiares que dependan directamente de usted, de manera extrema o que sufrirían extremada y excesivamente si son deportados.

Este recurso solo puede ser reclamado a través de las cortes migratorias. Si aquellos indocumentados son detenidas o notificadas de que serán deportadas y apelan a esta ley, y cumplen al 100% con los requisitos, será cancelada la deportación inmediatamente.

Es una ley que va a favorecer a un grupo de inmigrantes; los 3 primeros puntos, se está seguro de mucho los cumplen sin ningún problema. El problema radica en el cuarto punto. Aquí lo explicamos:

Para este cuarto punto y hacerlo valido, la familia que depende del inmigrante deben ser ciudadanos (que en muchos casos lo son). En muchos casos, los hijos se quedan o las esposas y al que deportan es al papá o al hermano o esposa, dependiendo el caso.

Deben ser parientes directos: padres, hijos y esposos. Cuñados, primos, etc, no aplica. Si se comprueba que son familiares directos, se tiene que demostrar que la persona en riesgo de ser deportada es el sustento vital, que sin él o ella no sobrevivirían o la pasarían extremadamente muy mal.

Las condiciones para las que aplican son los hijos menores de edad o familiares directos con alguna condición médica grave, por ejemplo del corazón; síndrome de down, parálisis cerebral, cáncer, entre otras.

Sabemos que es difícil, y no le deseamos a nadie que tenga un familiar enfermo o que en caso de faltar se viviría en pobreza o algunos de los familiares pone en riesgo su vida, pero sabemos que es posible y que hay muchos migrantes que justo por estas razones, decidieron migrar a los Estados Unidos, para una mejor vida.

Asesórate con un abogado sobre esta ley y en caso de vivir la penosa y dolorosa situación de ser deportado es tu derecho apelar por ella. Recuerda nuestra tarjeta de “Tus Derechos” para encontrar información de ayuda para ti y dónde acercarte.

Acceso Latino, tu portal de ayuda migratorio.

Fuente: Mundo Hispánico