El cerebro realiza tareas que administran y controlan las emociones, sensaciones y movimientos del cuerpo. Cuando hay un evento vascular cerebral (EVC) estas funciones se ven afectadas y dejan de trabajar como normalmente lo hacían.

El cerebro está dividido en dos partes:

  • Hemisferio izquierdo.- Controla la parte derecha del cuerpo y es el encargado de resolver problemas matemáticos o científicos, de razonar y entender lo que se lee y escucha. Cuando esta parte del cerebro sufre algún daño, todas las actividades mencionadas no se pueden realizar de forma normal y cotidiana
  • Hemisferio derecho-. Se encarga del lado izquierdo del cuerpo, aquí es dónde se encuentra la creatividad y la habilidad para hacer manualidades, así como de apreciar las artes, la música, el cine, etc. Reconocer las emociones de alguien cuando está hablando o de decidir o planear su próximo destino. Si se tiene un accidente cerebro vascular con este lado, al igual que el izquierdo, habrá dificultades para realizar algunas de estas tareas o destrezas

Después de un EVC hay posibilidades de que haya cambios físicos y emocionales, por consiguiente las actividades que realizan los hemisferios se verán afectadas, ya sea en uno o en ambos lados.

Estas son algunas de las secuelas o problemas que se pueden desarrollar:

  • Incontinencia
  • Convulsiones
  • Depresión
  • Dificultad para razonar
  • Dolor
  • Agotamiento
  • Mala memoria o problemas para recordar
  • Dificultades para caminar
  • Molestias para ingerir alimentos
  • Inconvenientes para dormir o conciliar el sueño
  • Complicaciones para hablar
  • Nula o muy baja capacidad para moverse

Ante el mínimo detalle o síntoma, es de vital importancia acudir a un especialista y recibir el tratamiento adecuado.

ClikiSalud, tu portal de información clínica y de salud.