Las deportaciones son un tema que tiene a muchos inmigrantes con miedo, esto sin importar que lleven muchos años viviendo en territorio norteamericano o incluso con Green Card, las políticas migratorias del presidente en turno, son una cacería indiscriminada.

Una forma de evitar esto, es volviéndote un residente legal en EEUU. Aunque no todos califican por diferentes razones, vale la pena analizar las opciones y ver en cuales calificas y las acciones a realizar.

Estos son algunos de los métodos:

      • Recibir asilo político

El estatus de asilo es viable para cualquier persona en Estados Unidos que haya sufrido acosamiento en su país de origen o que justifique que viviría en persecución si regresa a ese país.

      • Visa U para víctimas de algún delito

Para este método, el inmigrante desafortunadamente debió pasar por estos casos:

      1. Haber sufrido de abuso físico o mental, como resultado de haber sido víctima de una actividad criminal calificada
      2. Tener información sobre esa actividad criminal
      3. Ser útil en el caso o haber sido determinante para dar con los criminales.

Es el que menos deseamos pero una realidad. Estas son las actividades que consideran para la visa U:

      • Secuestro
      • Abuso sexual (violación)
      • Chantaje
      • Violencia doméstica
      • Extorsión
      • Inexistente encarcelamiento
      • Mutilación genital femenina
      • Agresión
      • Rehén
      • Incesto
      • Servidumbre forzada
      • Homicidio involuntario
      • Asesinato
      • Obstrucción de justicia
      • Esclavitud
      • Perjurio
      • Prostitución
      • Violación
      • Abuso sexual
      • Explotación sexual
      • Tortura
      • Tráfico de personas
      • Manipulación de testigos
      • Restricción penal ilícita

Continuaremos con esta información en próximas entregas para que estés enterado y sepas que puedes hacer para obtener la ciudadanía. Hay muchas opciones, asesórate con especialista.

Acceso Latino te acerca la ayuda y te dice dónde encontrarla.

Fuente: Inmigración Justa