Los Centros de Oportunidades de ONA operan desde entidades no lucrativas, bibliotecas y en organizaciones comunitarias, comentó Laura González-Murphy directora de la Oficina Estatal para los Nuevos Estadounidenses, porque están conscientes que los inmigrantes temor de asistir a alguna oficina gubernamental aún cuando sean residentes. Las oficinas cuentan con la asistencia de abogados especializados en inmigración y la atención es completamente gratuita.

“Sabemos que la comunidad inmigrante es muy emprendedora, pero requiere conocer todos los procedimientos para que sean exitosos aquí, ya que el sistema es muy diferente al que estamos acostumbrados en nuestros países”, amplió la directora de la Oficina de Nuevos Estadounidenses sobre la asesoría que ofrece ONA a los propietarios de pequeños negocios y cómo pueden conectarse para aprovechar los recursos e incentivos que tiene disponibles el estado.

ONA también trabaja para maximizar el número de jóvenes que llegaron en la infancia para que puedan recibir la acción diferida (DACA), reducir la explotación a la que muchas veces son sometidos los nuevos estadounidenses por parte de estafadores, a la vez que les ofrece conexiones para fortalecer sus relaciones con la comunidad a través de la participación ciudadana y la identificación de oportunidades de desarrollo.