Los inmigrantes siguen estando en el ojo del huracán, el coronavirus y las deportaciones están detrás de ellos de todo el tiempo, pero California seguirá siendo ciudad santuario a pesar de que el actual presidente estadounidense se empeña en quitarlas.

 La Corte Suprema se negó el día de ayer a escuchar la petitoria del Gobierno de la Casa Blanca, contra la ley santuario en California, la cual prohíbe a las autoridades locales a cooperar y compartir información con los agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Los jueces Clarence Thomas y Samuel A. Alito Jr., comunicaron que estarían dispuestos a escuchar el caso, pero para poder hacerlo de forma correcta, se requiere de cuatro miembros del tribunal para aceptarlo.

“La petición de una disposición de certiorari es rechazada. El juez Thomas y el juez Alito negaron la solicitud de una orden judicial de certiorari”, indica el reporte de la Corte.

De esta forma, la Corte deja vigente la decisión del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos que confirma que el SB54 de California, seguirá protegiendo a los inmigrantes, esta ley fue promulgada en 2017.

Esa reforma es una de las legislaciones con mayor fuerza a favor de los indocumentados, fue aprobada meses antes de la salida del expresidente Barak Obama, como una forma de afrontar las políticas antiinmigrantes de la actual administración.

El Departamento de Justicia (DOJ) expresó que California no puede obstruir a autoridades federales.

Fuente: La Opinión