El gobernador Jay Inslee, del estado de Washington, notificó la creación de un fondo de apoyo de 40 millones de dólares, para ayudar a los trabajadores indocumentados que han sido afectados por la pandemia del COVID-19.

El director de Comunicación del Consejo Laboral del Estado de Washington, David Groves, expresó contento y confirmó que este anuncio ayudará mucho a los indocumentados que realizan trabajos esenciales.

El presidente del Consejo, Larry Brown, dijo que el fondo es un gran paso para ayudar y reconocer el vital papel que desempeñan de los trabajadores indocumentados.

Agregó que fue una muy mala decisión, dejar a los indocumentados fuera de todos los programas de ayuda del gobierno federal.

Este apoyo económico es gracias al esfuerzo en conjunto de más de 400 organizaciones civiles, entra las que se encuentran grupos proinmigrantes, así como trabajadores y defensores de los derechos humanos de los indocumentados.

Dicha alianza pidió en abril de este año una asistencia financiera de 100 millones de dólares, para que los trabajadores indocumentados pudieran hacerles frente a los problemas económicos y de salud que trajo la pandemia.

El grupo más afectado por el COVID-19, ha sido la comunidad indocumentada y le ha pegado aún más fuerte porque no califican para las ayudas económicas del gobierno, concluyo Larry Brown, presidente del Consejo.

Según datos actuales, hoy por hoy, existen más de 229 mil indocumentados en el estado de Washington.

Asimismo, Washington se convirtió en el segundo estado después de California, en crear un fondo de ayuda para los indocumentados.

Fuente: Conexión Migrante