Este domingo, el Tribunal Federal de Apelaciones del 9° Circuito, impidió al Gobierno detener a menores inmigrantes no acompañados por adultos en cuartos de hoteles antes de correrlos del país ante las reglas impuestas por la pandemia.


Alrededor de 577 menores han sido encerrados en cuartos por agentes fronterizos desde marzo, para posteriormente expulsarlos del país sin permitirles solicitar asilo, ayuda de abogados o más protecciones migratorias.


La actual administración, con su política “tolerancia cero”, fundamenta que tiene que “echar” a todo aquél que cruce la frontera por preocupaciones de salud pública, contradiciendo lo dicho por el Presidente de que “el Covid-19 sólo ataca a gente mayor, y escasamente a niños y jóvenes”.


Tres jueces del Tribunal, pusieron en vigor una orden de la corte que solicita al gobierno de Estados Unidos que no use los hoteles como centro de detención. Los jueces rechazaron la solicitud del Gobierno para suspenderla.


Asimismo, criticaron fuertemente al Gobierno en los alegatos orales, cuestionándoles por qué no permitieron a los niños solicitar la ayuda de un abogado, al igual que no resguardar a los menores en los albergues juveniles que cuentan con miles de camas vacías. Los albergues proveen servicios legales bajo el Acuerdo Flores.


Sin embargo, Scott Stewart, abogado del Departamento de Justicia, justificó que el Acuerdo Flores no incluía a los niños detenidos en hoteles antes de su expulsión, y que el sacarlos del país era parte de un “enfoque integral y sistemático” para la lucha contra el Covid-19. “La idea es rechazar tan pronto como sea posible, en la frontera, los posibles vectores de infección”, dijo y añadió que muchos factores provocaron que algunos niños estuvieran detenidos durante semanas.


Por otro lado, defensores de inmigrantes aseguran que el Gobierno está utilizando el coronavirus como excusa para delimitar su entrada al país. “Es un triste hecho que se necesitó que los tribunales se involucraran nuevamente para garantizar la seguridad básica de los niños”, expresó Leecia Welch, abogada del National Center for Youth Law.


Dolly Gee, jueza encargada de presentar la orden el pasado 4 de septiembre, establece que el usar los hoteles como lugares de detención viola “protecciones humanitarias fundamentales”. El Gobierno no pudo demostrar que la estadía en estos lugares evita la propagación del coronavirus.


El Acuerdo Flores y la Ley Federal contra la Trata de Personas, estipulan que los menores inmigrantes sin acompañantes adultos con o sin autorización, deben ser trasladados a un albergue. Desafortunadamente, el Presidente ha empleado a contratistas para que lleven a los niños a los hoteles y posteriormente expulsarlos. Los abogados defensores reclaman que muchas veces ellos no tienen idea de dónde están detenidos y por qué.



Fuente: Univisión Noticias