Senadores demócratas acusaron a los republicanos de bloquear nuevamente la legislación bipartidista para otorgarle a venezolanos Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) que evitaría deportar alrededor de 200 mil que viven en Estados Unidos.

La Cámara ratificó la propuesta el 29 de julio del 2019, y los senadores demócratas Dick Durbin y Bob Menéndez han querido aprobarla, pero aseguran que los republicanos “han bloqueado todas las solicitudes”. Esta vez, el republicano por el estado de Dakota del Sur, John Thune, fue quien la negó.

Ambos senadores insisten en que la legislación es indispensable “porque el presidente, que podría otorgar inmediatamente el TPS a los venezolanos sin acción del Congreso, se niega a hacerlo”.

Joe Biden, futuro candidato demócrata a la presidencia, expresó en un comunicado tanto en inglés como en español, que este hecho es lamentable y que de ganar las elecciones concederá el TPS a los venezolanos radicados en EEUU.

Biden recalcó que se reunirá con la comunidad internacional para dar respuesta a la crisis humanitaria en Venezuela, “apuntaré a Maduro y a los partidarios del régimen responsables de la corrupción y los abusos de los derechos humanos, y lideraré los esfuerzos internacionales para presionar por elecciones libres y justas”.

Afirmó que el actual presidente y sus partidarios le han dado la espalda a los venezolanos. “Esta administración, que puede aprobar el TPS unilateralmente, se ha negado a apoyar la medida y, en cambio, ha deportado sin piedad a demasiados venezolanos al régimen de Maduro y a una crisis humanitaria masiva durante el año pasado”.

Anteriormente, el senador republicano por Florida, Marco Rubio, declaró que la negativa de aprobar el TPS para los venezolanos era “una objeción procesal”.

Por su parte, Ken Cuccinelli, subsecretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, comentó hace unos meses que no se podía aprobar el TPS, porque de acuerdo a las leyes estadounidenses, el presidente es quien tiene todo el poder sobre este proyecto, pero las cortes han intercedido en el proceso.

“Desafortunadamente las cortes han intervenido en el intento del presidente por manejar el TPS para otros países y hasta que las cortes dejen de intervenir, es muy improbable que esta administración use el proceso del TPS de nuevo, porque no tiene control sobre él”, finalizó Cuccinelli.