El Banco de México (Banxico) anunció que el flujo de remesas enviadas desde Estados Unidos por los trabajadores fue de $3,536 millones de dólares en junio, lo que representa un incremento del 11.1% en comparación de junio del año pasado; inclusive la cifra es aún mayor a los $3,379 millones que se enviaron en mayo de este año, A pesar de la crisis por Covid-19 que afecta a todo el mundo, la entrada de remesas suma $19,074 millones de dólares en lo que va del año. 

Los apoyos fiscales otorgados por el gobierno americano a los mexicanos que ya cuentan con su ciudadanía (que son la tercera parte), han sido de gran ayuda para sus familiares, de acuerdo a estrategas de inversión de Goldman Sachs, BNP Paribás y la consultoría Ducker Frontier. 

El giro promedio de las remesas recibidas fue de $340 dólares en julio. Asimismo, la depreciación del peso frente al dólar favoreció a las 1.65 millones de familias que reciben remesas, ya que percibieron un aumento del 27.9% anual en junio, esto al cambiarlos por pesos, que es como gastan, subrayó Alberto Ramos, economista para América Latina de Goldman Sachs.

A su vez, el economista jefe para México y Colombia de BNP Paribás, Joel Virgen comenta que los apoyos en Estados Unidos hacia los hogares han sido más altos que los ingresos que normalmente ganan, lo que ha servido para poder subsistir y de igual forma favorecer a sus seres queridos.

Fuente: El Economista