Jon Tigar, juez federal en California, ordenó en las primeras horas del lunes pasado que se diera por terminado el plan del gobierno que impedía a la mayoría de los migrantes a solicitar asilo entre la frontera mexicana y de Estados Unidos. Esta orden judicial entró en vigor el 10 de septiembre y deberá cumplirse al pie de la letra.

En su fallo, el juez Jon Tigar apuntó una “necesidad de mantener una política de inmigración que sea pareja para todos” y no como el presidente norteamericano que declaró vía Twitter, que solo “podrán solicitar asilo aquellos que sean blancos y con dinero”.

Los tribunales han echado para atrás algunas reformas migratorias de la actual administración, incluyendo la versión anterior de prohibir a los indocumentados solicitar asilo.

Asimismo, la Suprema Corte suspendió la iniciativa de que se usaran recursos económicos del Pentágono, para construir muros en la frontera con México.

Le Ley de Asilo permitirá a todos los inmigrantes a pedir refugio cuando llegue a los Estado Unidos, sin importar cómo lo hayan hecho.

Fuente: La Jornada