En la garita de San Ysidro, en la frontera de México y Estados Unidos, fue instalado el primer centro de pruebas para detectar el Covid-19. La importancia de este cruce radica en que es el más transitado entre ambos países.

El centro, que está abierto de lunes a viernes de 6:30am a 12:30pm, tiene capacidad para atender a 200 personas al día, no es necesario sacar cita, y las pruebas son totalmente gratuitas. “Es completamente voluntario. No vamos a pedir Seguro Social, ni estatus migratorio, no hay ningún intercambio de información con CBP (Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza)”, informó Bárbara Jiménez, directora de la región centro y sur con la HHSA (Agencia de Salud y Servicios Humanos).

El procedimiento dura alrededor de 15 minutos y todo el personal es bilingüe. En una ventanilla se les solicita su nombre, fecha de nacimiento, código postal y un correo electrónico o número de teléfono para recibir los resultados, que están listos de 3 a 5 días. Después, en otro espacio, la persona que se está realizando el test es asesorada por un enfermero para hacerse la prueba del hisopo por sí misma. En caso de ser negativos los resultados, solamente se notificará por correo electrónico, pero de ser positivos, se acompañarán por una llamada telefónica.

Según datos extraoficiales de los CBP, pese a las restricciones, aproximadamente 22 mil peatones diarios cruzan de Tijuana a San Diego por ese único paso abierto durante la contingencia.

Por el momento, las pruebas sólo serán aplicadas a los que están autorizados en cruzar la frontera, como ciudadanos estadounidenses y residentes legales, al igual que aquellos con residencia legal que viven en Tijuana.

El centro de pruebas estará abierto de manera indefinida como parte de un programa piloto, y dependiendo de la demanda, el gobierno de San Diego podría abrir un turno vespertino para quienes van hacia Tijuana.