El pasado jueves 1° de octubre fue el Día Internacional del Adulto Mayor, esto con el fin de agradecer todas sus aportaciones, tanto económicas como sociales, y hacer hincapié de los retos a los que se enfrentan día con día, y de la discriminación que llegan a sufrir.

Según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el 2050 vivirán 2 mil millones de personas con 60 años o más, y el 80% de ellas radicarán en países con ingresos bajos y medios.

Por eso es muy importante cuidar de nuestros adultos mayores para evitar estas enfermedades en ellos:

Enfermedad Neumocócica: es una infección producida por unas bacterias llamadas neumococos, y pueden provocar otras enfermedades leves o muy graves. Las muy graves pueden llegar a ser mortales en personas mayores de 65 años y que padecen afecciones crónicas o inmunosuprimidas.

Las infecciones que provoca son:

  • Infecciones en el oído
  • Sinusitis
  • Neumonía
  • Bacteriemia (infección en el torrente sanguíneo)
  • Meningitis
  • Septicemia

Los síntomas para identificar las infecciones en el oído y la sinusitis son:

  • Tos
  • Dolor en el oído
  • Fiebre
  • Dolor de garganta

Mientras que para el resto de las infecciones son:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Respiración rápida o dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Rigidez en el cuello
  • Mayor dolor al mirar luces brillantes
  • Confusión o no estar alerta

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos recomiendan las vacunas PCV13 y PPSV23 para su prevención, además de estar al tanto de los síntomas de las infecciones.

Herpes Zóster: también conocido como culebrilla. Es causado por el virus de la varicela Zóster. Las personas que tuvieron esta infección, pueden activar el virus que lo provoca, ya que está inactivo en el tejido nervioso, cerca de la médula espinal y el cerebro.

Los síntomas para identificarlo son:

  • Dolor, ardor, entumecimiento u hormigueo
  • Sensibilidad al tacto
  • Erupción cutánea roja que sale unos días después de que se manifiesta el dolor
  • Ampollas llenas de líquido que se abren y forman costras
  • Picazón

Algunas personas pueden experimentar:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a la luz
  • Fatiga

El primer síntoma en la mayoría de los casos es dolor y poco después se comienzan a notar las erupciones que salen como ampollas ya sea del lado izquierdo o del lado derecho del torso, piernas, o inclusive de un ojo, cuello o en la cara.

No es contagioso como la varicela, por lo que si alguien nunca la ha tenido, no se enferma, pero en caso de que se haya padecido, lo que se debe hacer para no contagiarse es no tocar directamente las heridas de la persona, ni tomar del mismo vaso que ella o del mismo plato.

Sólo hay una manera de prevenir el herpes Zóster es a través de la vacuna de la varicela para aquellos que nunca se han vacunado. Si ya has tenido varicela, lo único que puedes hacer para que no se manifieste es tratar de vivir sin estrés, ya que esto puede desencadenarlo.

Vía: El Imparcial/CDC/Mayo Clinic