Cuidar la alimentación, no sólo en esta época de cuarentena, es una tarea diaria, probablemente de las más difíciles por resultar más apetitosas las comidas altas en azúcares y grasas saturadas.

Cuando nuestra normalidad resultaba más activa, cuidar la alimentación era un consejo que escuchábamos todo el tiempo, ahora, en esta época de cuarentena resulta doblemente importante, más aún porque esto ayuda a fortalecer el sistema inmune y mantiene el cuerpo protegido contra el COVID-19.

De acuerdo con la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA), reduciendo el consumo de grasas saturadas en nuestra alimentación diaria, estaremos disminuyendo nuestro colesterol -malo-.

Algunos de los alimentos que contienen grasas saturadas y que resulta muy probable que en esta cuarentena estemos consumiendo de más son: la mantequilla, queso, leche entera, helado, crema y carnes rojas entre otras. El consumo de éstos debe ser moderado para evitar nos impacten negativamente en el organismo.

Aquí algunos consejos que la AHA nos da para limitar el consumo de grasas saturadas:

  1. Come más frutas, verduras, granos integrales, productos lácteos bajos en grasa, aves, pescado y nueces.
  2. Prefiere los aceites vegetales como el de oliva, canola o girasol.
  3. Lee las etiquetas de información nutricional y busca las presentaciones de alimentos que tengan «0 g de grasas trans».
  4. Limita en tu dieta las donas, galletas, galletas saladas, muffins, pasteles y tartas, éstas son ejemplos de alimentos con alto contenido de grasas trans.
  5. Limita los alimentos comercialmente fritos y los productos horneados hechos con manteca o aceites vegetales.

No olvides que las grasas saturadas elevan de forma importante el nivel de colesterol ‘malo’, lo cual aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular u otros problemas en la salud integral.