Uno de los principales problemas y miedos de los inmigrantes es ser detenidos por ICE en los tribunales mientras llevan a cabo algún proceso legal o en una demanda ya sea como testigo, demandante o demandado.

Los arrestos de la agencia migratoria en tribunales era una mala práctica, que tanto abogados como activistas aseguraban que era ilegal y atentaba contra los derechos humanos de las personas sin papeles en la Unión Americana.

Ante estas acciones y después de varias demandas, un juez de Nueva York prohibió a la Oficina para el Control de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) arrestar inmigrantes en los tribunales, esta decisión judicial se anunció el pasado miércoles.

El fallo lo otorgó el juez Jed Saul Rakoff, representante del tribunal federal para el distrito sur de Nueva York, en el que declara: “La política de ICE de llevar a cabo arrestos en los tribunales es ilegal, por lo tanto, se le prohíbe realizar cualquier tipo de detención civil en los tribunales del estado de Nueva York”.

Se llegó a esta conclusión legal por una demanda presentada el año pasado por la Fiscalía General de Nueva York y del Distrito de Brooklyn, que fundamentaban que las detenciones de ICE en los tribunales y sus cercanías impedían que se aplicará la justicia correctamente y dañaban la imagen de la seguridad pública.

Desde hace tres años la demanda buscó que la política de ICE fuera erradicada, los reclamos de las autoridades y grupos proinmigrantes por fin obtuvieron resultados.

El juez aseguró que los demandantes presentaron evidencia clara, que señalaron que los arrestos de ICE en los juzgados impactaron negativamente a demandantes y a los mismos tribunales en la aplicación de la justicia.

“Ganamos la demanda contra la actual administración y dimos fin a la política ilícita de ICE, de llevar a cabo arrestos en las cortes de Nueva York. Este es un triunfo en nuestra batalla para proteger a las comunidades inmigrantes y asegurarnos de que se haga justicia”, escribió en Twitter la fiscal general del estado, Letitia James.

Los demandantes argumentaron que los arrestos de la agencia migratoria en los tribunales atemorizaban a los inmigrantes e impedían que se hiciera justicia de forma legal y transparente. También dañaban a las fuerzas policiacas, porque persuadían a los residentes no estadounidenses e indocumentados a cooperar de forma desleal, para facilitarle a ICE su trabajo.

Todas estas acciones provocaron que investigaciones y enjuiciamientos legítimos fueran rechazados o no se llevaran a cabo, lo que provoca que las comunidades sean inseguras, indicaron los fiscales.

Activistas y defensores de los inmigrantes, aseguran que es una gran victoria y piensan extender la demanda a todos los estados de las Unión Americana.

Fuente: La Opinión