El martes 21 de febrero por la mañana el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, encabezado por John Kelly, anunció las nuevas directrices que establece el decreto de migración del presidente de Estados Unidos.

Luego del comunicado publicado ayer por los diarios “McClatchy” y “The Whashington Post”, la nueva administración declaró ese día que su orden protegerá a los estudiantes ilegales (dreamers).

En el documento oficial las directrices especifican que los jóvenes indocumentados que llegaron cuando eran menores de edad al país estadunidense contarán con protección total.

Con ello los dreamers, quienes forman parte del Programa de Acción Diferida (DACA), medida que permitió frenar la deportación de 750 mil jóvenes estudiantes durante el gobierno del ex presidente Barack Obama podrán continuar sus estudios y permanecer sin restricción en Estados Unidos.

Este programa también otorgaba un permiso para que los jóvenes trabajaran, así como la obtención de una licencia de conducir con la condición de que este se renovará cada dos años.