Un juez de San Francisco prohibió el miércoles al gobierno de Estados Unidos poner fin al TPS (Estatus de Protección Temporal) que permite que inmigrantes de cuatro países, incluidos los países latinoamericanos Nicaragua, Haití y El Salvador, vivan y trabajen legalmente en Estados Unidos, ya que hacerlo causaría “daños irreparables y enormes dificultades”.

El TPS, se otorga a los habitantes de naciones devastadas por desastres naturales o conflictos armados, y les permite permanecer en Estados Unidos hasta que la situación en sus países mejore. Alrededor de 300 mil personas han recibido esas protecciones.

El juez federal Edward Chen emitió su interdicto contra la decisión del gobierno de rescindir el TPS para los ciudadanos de Sudán, Nicaragua, Haití y El Salvador.

El fallo dice que el gobierno no demostró el daño de mantener el programa de 20 años de antigüedad, y que los demandantes establecieron que deportar a dichos inmigrantes podría perjudicar la economía local y nacional.

“Los beneficiarios que han vivido, trabajado y criado a sus familias en Estados Unidos (muchos de ellos durante más de una década), serán objeto de repatriación”, escribió Chen.

Muchos de ellos tienen hijos nacidos en Estados Unidos, y podrían enfrentarse a la decisión de “llevarse a sus hijos con ellos (sacándolos del único país y la única comunidad que han conocido) o separarse de sus familias”.

Ahora que se realizó el fallo a favor del TPS, es el mejor momento para saber si eres candidato a la ciudadanía estadunidense a través de la herramienta “Ciudadanízate” de la plataforma en línea Acceso Latino. Anímate a dar el paso y prepárate gratuitamente para tu naturalización. Además, encontrarás la herramienta “Orientación Legal”, que brinda diversas opciones de apoyo para los inscritos al programa de TPS.