Indocumentados se apoyan entre sí, durante pandemia

La pandemia por el Covid-19 parece no terminar, ya son más de 2 millones de infectados y más de 100 mil muertos en todo el mundo. Pero esto no ha sido un impedimento para que inmigrantes se ayuden entre ellos. La fundadora de la organización United Across Borders, Erika Robles, expresó: “Los indocumentados son la comunidad que hace que Estados Unidos funcione”.

El panorama es gris, pero la activista mexicana, se armó de valor y junto con su enorme espíritu de ayuda, salió a las calles a repartir comida a los migrantes sin papeles que más lo necesitan.

“No me interesa la nacionalidad o que se dediquen, lo que me gusta es ayudar”, contó para Conexión Migrante.
Nacida en Morelos, sabe de las dificultades que representa ser inmigrante ilegal en Estados Unidos y el reto que es sobresalir y vivir de forma adecuada.

Erika llegó con solo 14 años a la Unión Americana y después de 31 años se ha hecho un camino a base de esfuerzo y trabajo duro. Hoy ya es una ciudadana norteamericana, pero hubo una época donde tanto ella como su familia la pasaron muy mal, por esta razón tiene bien claro dos cosas: siempre recordar sus raíces y ayudar a los inmigrantes de su comunidad.

El gobierno no ayudó a todos los inmigrantes, muchos quedaron desamparados; perdieron su empleo y hoy la situación es muy difícil, por tal motivo, Erika tomó cartas en el asunto.
La morelense vive en el Condado de Orange y en trabajo en conjunto con la organización Power of One y otros activistas, empezaron a recolectar comida de los bancos de alimentos para repartir despensas a los de escasos recursos.

Al principio solo juntaron comida para unas 4 o 5 mil personas, pero gracias al esfuerzo colectivo, han podido ayudar a unas 10 mil almas.

También han estado presionando al gobierno de California, para que brinde más ayuda y entregue más apoyos económicos a inmigrantes que están solos en esta pandemia
Los migrantes que pagan impuestos, han sido excluidos de los planes de asistencia. La crisis pandémica del coronavirus ha sacado lo mejor de las personas, hay mucha gente que aun sabiendo que su situación es compleja, bridan toda la ayuda posible a otros que también lo necesitan.
La mayoría de la gente que se ha subido al barco para apoyar son inmigrantes sin papeles, el lema es: “Indocumentados trabajando por otros indocumentados”.
Espera que el virus ceda en algún momento y que toda su labor sea recordada, así como su forma de ayudar, ya que tiene un compromiso con su gente.

Las comidas que ella y su equipo de trabajo ofrecen actualmente, no serán una actividad permanente. “El virus pasará un día, pero lo que me gustaría que quede grabado en la gente, el compromiso y el desinterés por ayudar al prójimo”, concluyó Erika.

Fuente: Conexión Migrante

Noticias relacionadas