Un estudio realizado por la Universidad de California (UCLA) en Los Ángeles reveló, que la exclusión de los trabajadores indocumentados y a sus familias de los estímulos de apoyo financiero por la emergencia sanitaria, está ocasionando pérdidas millonarias.

La crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus, ha dañado excesivamente a los trabajadores indocumentados que realizan labores esenciales y que, a pesar de esto, no reciben ayuda por parte de los fondos federales y tampoco fueron tomados en cuenta para los paquetes de ayuda económica.

Aparte de empeorar su situación, esto lastima a la economía. Así lo aseguraron los investigadores de la UCLA en Los Ángeles.

La importancia de los trabajadores indocumentados es invaluable, así lo declaró el catedrático Raúl Hinojosa, uno de los autores del estudio. Él señala que los trabajadores indocumentados y sus familias aportan más de mil 600 billones del producto interno bruto de la Unión Americana.

No obstante, debido a la epidemia covidiana, casi el 30% de estos trabajadores indocumentados perdieron sus empleos, lo que creó un freno en seco de más de 10 mil millones de dólares de la economía norteamericana.

Esto tuvo consecuencias negativas sobre las familias indocumentadas, y afectó en su capacidad de comprar comida y pagar la renta, lo que provocó una desestabilización de la economía.

El profesor concluyó diciendo: “Incluir a estos trabajadores en los programas de estímulo valdría casi 5 mil millones, pero aportarían 14 mil millones de dólares a la producción económica.

Fuente: Conexión Migrante