Fallo de juez podría otorgarle la residencia permanente a miles de inmigrantes

El fallo del juez Timothy Cole de Miami, podría otorgarle la residencia permanente a miles de inmigrantes, esto después de que en 2017, muchos ciudadanos procedentes de Cuba, presentaron una vía que los habilitaba a entrar al país, por un puesto fronterizo, y tras un año de espera podían solicitar su residencia bajo la política “Pies secos, pies mojados”. Si la Junta de Apelaciones de Inmigración lo respalda, podría beneficiar no sólo a ellos, sino también a otras nacionalidades.

Tan sólo en 2016, se estima que alrededor de 50 mil cubanos ingresaron a Estados Unidos, pero con el paso de los años, el número se redujo a 20 mil, y muchos litigaron para no ser deportados y conseguir su estatus legal. Para que sea efectivo, tuvieron que presentarse ante las autoridades migratorias y ser liberados con una tarjeta de libertad condicional, el Formulario I-94 o parole.

Si cumplieron con el proceso, la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés), podría concederles la residencia si tienen un hijo o hijos ciudadanos americanos con más de 21 años, o si su cónyuge es ciudadano americano, o si se trata de un menor de edad solicitante de asilo, entre otros, y si su país de origen es Cuba, pueden ampararse bajo la Ley de Ajuste Cubano de 1966.

La especialista en migración Claudia Cañizares, explica que “el argumento que se presentó al juez Cole, y se ha presentado a muchos otros jueces en todos los Estados Unidos, sostiene que el inmigrante que ingresa por la frontera sur, que se presenta automáticamente frente a un oficial, queda detenido y luego el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) le da salida bajo palabra, técnicamente ha recibido un parole, en virtud del cual lo dejaron libre baja palabra”.

Cañizares agregó que “esto no solo afecta a los cubanos sino a todos los inmigrantes, sean cubanos, hondureños, mexicanos, guatemaltecos, salvadoreños, etcétera, que haya entrado por la frontera sur y que en vez de dejarlos detenidos y darle una fianza, la autoridad migratoria toma la decisión de dejarlo libre bajo palabra”.

Sin embargo, el fallo no es definitivo, como detalla la abogada: “el juez Cole ha creado un argumento, no un precedente, pero está exhortando al BIA para que acepte ese argumento. Pero él no tiene la potestad de decir que de ahora en más todo el mundo puede hacer lo que hacen las personas en el fallo. Es decir que, por el momento, la decisión se aplica únicamente a las personas de la demanda”.

Si la Junta de Apelaciones de Inmigración está de acuerdo con los argumentos, el fallo del juez Cole podría tardar un año en aplicarse.

Fuente: Infobae

Noticias relacionadas