Las buenas noticias en tiempos tan difíciles son aire puro y de esperanza, con los días encerrados se hace más complicado ver la luz, pero cuando un latino brilla en Estados Unidos es motivo de celebración y más en épocas complicadas como la que vivimos

Mientras el mundo lucha contra el coronavirus, un joven de descendencia mexicana, revisa sus opciones para saber a qué universidad asistirá para definir su futuro. La crisis sanitaria no le impidió seguir buscando sus sueños aún con lo complicado de la situación.

Al ser un estudiante modelo, las mejores universidades de Estados Unidos como: UCLA, Stanford, MIT, UC Irvine, el California Institute of Technology (Caltech), y UC Santa Barbara lo habían aceptado.

Gilbert Castro es un estudiante dotado de gran inteligencia y habilidades que le han permitido lograr calificaciones excepcionales en cada una de sus clases en la secundaria Bell.

Actualmente toma seis clases avanzadas.
En entrevista dijo que no sabía qué carrera iba estudiar, pero mencionó que sería algo relacionado con matemáticas o física.

El joven Gilbert es un estudiante modesto, no gusta de llamar la atención, se dedica a la escuela y listo, pero con la pandemia no pudo ocultar su tristeza al tomar las clases en línea.

Pese a los infortunios, Gilbert logró demostrar sus habilidades académicas tanto en la escuela como en su casa en la ciudad de Cudahy.
Sus padres ambos mexicanos al ser considerados empleados esenciales, salen todos los días a trabajar pese de la pandemia.

“Mis padres son mi inspiración”, dijo el estudiante. “Trabajan a diario para que mis hermanos y yo tengamos una buena vida, siempre han creído en mí. Sin su apoyo y su aliento constante para continuar mi educación, no estaría donde estoy hoy”.

Gilbert era buscado por varias escuelas, también ganó una de las becas con más prestigio en Estados Unidos, The Gates Scholarship, la cual es para los mejores estudiantes de USA de bajos recursos económicos.

Siempre tuvo claros sus objetivos, el MIT y Caltech, eran sus principales opciones, ambas universidades son de clase mundial y cuentan con las materias que le interesan y que se encuentran en California, donde están sus padres, amigos y la comunidad donde creció.

Gilbert escogió Caltech, en Pasadena y expresó que al ser una universidad pequeña le gusta más, ya que a él le agradan los equipos chicos de trabajo porque se crean vínculos más sólidos y estrechos.

Gilberto Castro, hijo de inmigrantes, asegura que el trabajo y apoyo de sus padres fueron fundamentales en su preparación.

Fuente: La Opinión