Pareciera ser que cuando hay un tema de racismo y discriminación en Estados Unidos, todos los nacidos en este país se unen para protestar en contra de los indocumentados y de los que ellos consideran no deseados. Pero en un país de más de 300 millones de habitantes, la mayoría de los estadounidenses apoyan a los dreamers y están en contra del racismo.

Una encuesta realizada por la CBS News demostró que la gran mayoría de los habitantes norteamericanos apoyan a los beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), a se queden en la Unión Americana.

La investigación dio como resultado que el 85% de los estadounidenses apoyan que los dreamers o soñadores permanezcan en EEUU.

Este apoyo también se ha visto dentro de las esferas del gobierno, ya que incluso un 73% de los republicanos apoyan el programa; mientras que los demócratas, un 95% muestra su total respaldo a los soñadores y al programa DACA, asimismo, un 84% los independientes defienden la estadía de los dreamers en el país.

La directora adjunta de America’s Voice (La Voz de América), Pilar Tobar, dijo en un comunicado: “aún en tiempos difíciles, los norteamericanos en su gran mayoría, aceptan y resaltan la importancia de los soñadores y de cómo merecen nuestro respeto y apoyo, así como de reconocer que son hijos de Estados Unidos”.

El lunes pasado la Corte Suprema, nuevamente, aplazó el anuncio sobre si el actual gobierno cierra DACA o si el amparo por parte de los demócratas es legal.

Lo que es un hecho, es que existe un apoyo real a los soñadores, y el ciudadano legal u oriundo de la Unión Americana, sabe de la importancia de estos.

La lucha aún no termina, la mitad del país piensa que los inmigrantes son de gran ayuda para la sociedad, mientras que una tercera parte opina que no aportan nada y existe un porcentaje que no le interesa el tema.

La eterna batalla entre demócratas y republicanos, es y seguirá siendo, los derechos de los no nacidos en USA y de los soñadores.

La encuesta incluyó preguntas sobre discriminación y se realizó entre el 29 de mayo y el 2 junio, vía telefónica, en inglés y en español.

La decisión de los nueve jueces de la Corte Suprema, sobre si dar por terminado el programa o darle continuidad, puede ser anunciado antes de que finalice este mes.

Fuente: La Opinión