Hay varios tipos de crisis epilépticas, y estas se clasifican de acuerdo a sus características. Dentro de esta enfermedad existen: las crisis convulsivas y las no convulsivas.

Las crisis epilépticas convulsivas son cuando hay movimiento en cualquier parte del cuerpo, incluyendo ojos, cabeza y boca.

A cada uno de estas crisis se les cataloga de la siguiente forma:

      • Crisis clónicas.- Movimiento constante de una extremidad que presenta cierto ritmo
      • Crisis mioclónicas.- Son sacudidas momentáneas y cortas, muy parecidas a toques eléctricos o espasmos corporales
      • Crisis tónicas.- Causan un endurecimiento en músculos del cuerpo y afectan generalmente a las piernas, a la espalda y los brazos
      • Espasmos infantiles.- Es un trastorno convulsivo que afecta algunos bebés y provoca que sus brazos y piernas se pongan duras y su cabeza se mueva hacia adelante

Las crisis epilépticas no convulsivas son aquellas en las que el cuerpo no presenta ningún tipo movimiento repentino y brusco. Se dividen de la siguiente forma:

      • Crisis atónicas.- El cuerpo se entumece y se pierde el control del mismo, provocando desplomes repentinos, también se le conoce como “convulsiones de caída”
      • Crisis de ausencia.- Son episodios donde el paciente pierde por un breve lapso de tiempo el estado de alerta.
      • Crisis focales.- También llamadas parciales y ocurren solo en una parte del cerebro y del cuerpo
      • Crisis generalizadas.- Es cuando el cerebro y el cuerpo en su totalidad se ven afectados por las crisis

La epilepsia es una enfermedad complicada, es muy importante estar atentos ante cualquier síntoma y recurrir al doctor lo antes posible.

Si tienes dudas o quieres saber más de la epilepsia ingresa a clikisalud.net, tu portal de salud.