El Gobernador de Carolina del Norte Ray Cooper, puso un freno al Servicio de Inmigración de Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), al vetar que la policía cooperará con la agencia, en la detención de inmigrantes.

Este vetó prohíbe a los alguaciles del estado a dar información a la “migra” como popularmente se le conoce y cooperar con ella.

Esto sin duda reafirma a Carolina del Norte como “ciudad santuario” y de apoyo a los indocumentados.

El proyecto de ley 370 fue aprobado por la Cámara de Representantes el pasado 20 de agosto. Después de la aprobación, las autoridades locales tuvieron que determinar si los detenidos por la agencia migratoria eran inmigrantes que habían cometido algún delito.

En un comunicado el Gobernador Ray Cooper dijo, “la legislación “inconstitucional” era simplemente una forma de ganar “puntos políticos partidista” y añadió, “que las leyes actuales son suficientemente capaces de llevar a cabo las acciones necesarias para para mantener el orden y la paz”.

Acceso Latino, tu portal de ayuda migratoria y noticias.

Fuente: Mundo Hispánico