La situación no podría ser peor en la Unión Americana, coronavirus, encierro y un conflicto racial que perjudica a todo el país. Sin embargo, dentro de toda esta tragedia, hay una luz de esperanza mientras la Corte Suprema debate si dan por terminado el programa de apoyo DACA.

Óscar Adrián Hernández, es el primer doctor indocumentado latinoamericano en egresar de la escuela de medicina en Estados Unidos. La ceremonia de graduación se llevó a cabo el sábado pasado.

El Dr. Indocumentado como lo nombraron, es uno de los miles de jóvenes que recibieron apoyo por parte del programa de acción la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés). Este programa fue creado en el 2012 en la gestión de Obama y hoy, el actual presidente estadounidense quiere quitarlo.

Debido al gran logro que significa terminar una carrera, el joven doctor escribió en la página de GoFundMe: “¡Hoy es mi graduación de la escuela de medicina!”. Esta organización logró juntar los fondos necesarios para pagar la colegiatura del hoy doctor.

“Gracias y sepan que ustedes fueron importantísimos para que esto pasara. Significó un mundo para mí”, expresó con alegría Óscar, quien también egresó de UCI con una Maestría en Administración de Empresas y está por mudarse al estado de Ohio para iniciar su residencia como cirujano general en la Clínica Cleveland.

Llegó a Estados Unidos muy pequeño y a pesar de sufrir problemas económicos, logró ser un estudiante modelo, así como mostrar habilidades futbolísticas que llevó a su escuela a ganar varios campeonatos.

Cuando era niño, acompañaba a su mamá a los trabajos que hacía de labores domésticas, una de las dueñas de la casa le enseñó a usar el estetoscopio en un dinosaurio de juguete, ese fue el momento en el que supo que quería ser médico y salvar vidas.

Para lograr llegar a dónde está hoy, Oscar pasó por muchas situaciones; trabajó como cajero en una taquería, como encargado de una lavandería, haciendo limpieza y atención al cliente, todo con el fin de poderse costear sus estudios.

Óscar busca ser una inspiración en miles de indocumentados, por ser uno de los primeros estudiantes no nacidos en USA y sin papeles en acudir y graduarse de la escuela de medicina.

Fuente: La Opinión