Después de que sus padres fueron deportados Damariz Posadas y Zigali Velasco, acompañan a un grupo de jóvenes que se dedican a informar a su comunidad sobre los derechos que tienen en caso de una redada de por parte de ICE.

Una de las recomendaciones es: “Algo que mucha gente no sabe, es que tienen derecho a grabar y tomar fotos con su celular de todo lo que ocurra y después reportarlo” dijo Damariz Posadas.

Protegida por el programa DACA, Damariz Posadas declaró que quiere asegurarse que lo que le pasó a su familia en 2015, donde su padre fue deprtado no le pase a nadie más. También busca que sus vecinos que la vieron crecer en el sur de Chicago, en su mayoría latinos, se sientan seguros y apoyados.

Ella y otros 27 jóvenes entre los 16 y 21 años caminan por las calles de la Villita y Pilsen en Chicago, todos los jueves y domingos para dar información sobre lo que se debe hacer en caso de que ICE los aborde.

El grupo de jóvenes es parte de Fuerza Juventud – una organización pro inmigrante – que aboga y promueve la igualdad y justicia por todos los indocumentados que son y han sido fuertemente perseguidos por el gobierno actual norteamericano.

Durante sus recorridos por el vecindario registran a los ciudadanos para que voten, los informan y distribuyen panfletos que pegan en negocios, postes y en cualquier lugar visible, para que todos los vean y alerten de ICE a los residentes de esa comunidad y qué acciones tomar si inmigración toca a su puerta.

Los flyers dicen: “HOGAR EN ALERTA DE DERECHOS HUMANOS, Zona libre de ICE”.

Zigali Velasco, de 20 años, su labor va más allá de sólo informar a la comunidad, quiere evitar que otras familias sean separadas como le sucedió a ella. Hace aproximadamente ocho años, cuando su padre fue deportado.

En Illinois vive casi medio millón de indocumentados, la mayoría en el área de Chicago, según el Pew Research Center.

En entrevista para un periódico Posadas, dijo:

“Es aterrorizante la manera que esta administración actúa contra los indocumentados”. “Ni siquiera nos tratan como humanos. Es un trauma del que trato de salir adelante porque sé lo que se siente vivir una redada”.

Fuente: Hoy Los Ángeles