DACA y su labor en contra del coronavirus

Los inmigrantes no solo deben lidiar contra el coronavirus, sino también en valer sus derechos. Los “dreamers” desde que hace meses luchan por seguir en Estados Unidos, desde que el actual presidente canceló DACA, pero gracias a su contribución en la lucha contra el Covid-19, la Suprema Corte, aceptó la petición de la defensa del programa, para hacer su valor labor sanitaria.

Esta petición permitirá exponer a los jueces el importante trabajo de estos inmigrantes y reconsiderar la decisión de dar de baja el programa y deportar a cientos de miles de jóvenes que son muy importantes, no solo en la lucha contra esta enfermedad, sino su valor en otras áreas.

La crisis sanitaria provocada por el virus que se originó en Wuhan, ha ocasionado que el gobierno estadounidense use todos los recursos disponibles para hacerle frente a esta enfermedad, donde los “dreamers” han aportado mucho apoyo prestando servicios de asistencia sanitaria y otras labores que han ayudado en la batalla contra el Covid-19.

El documento petitorio, resalta la importancia del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, tanto en el sector salud, como en el social y económico.

La decisión causó alegría por las organizaciones civiles, como FWD.us, ya que es un paso enorme y resaltaron que en medio esta pandemia no podrán rechazar la petición.

“El hecho que el gobierno no diga nada o no responda esta petición, es porque sabe lo esencial que son los beneficiarios de DACA para el futuro de Estados Unidos y que tienen plena confianza de que acabar con el programa será un error garrafal a nuestros esfuerzos de contrarrestar la pandemia” señaló Todd Schulte, presidente de FWD.us.

“No pueden defender lo indefendible. Si no responden el memorando al Tribunal Supremo comprueba que no tienen opción, mas que abrir nuevamente el debate” concluyo Schulte.

La organización resalta que el comunicado contiene información relevante sobre alrededor de 30 mil “dreamers” que son profesionales de la salud y que estarían en riesgo de ser devueltos a su país de origen.

Dentro del documento las organizaciones destacan que más de 200 mil beneficiarios por DACA, trabajan en industriales de vital importancia como salud, transporte, almacenamiento, alimentación, manufactura, supermercados, venta de medicamentos y manejo de desperdicios.

La Corte Suprema agendó para junio de 2020, el debate sobre conservar o no el programa de protección que beneficia a cerca de 700 mil jóvenes inmigrantes.

De rechazar y dar de baja el programa, el impacto sería catastrófico y las pérdidas incalculables, aunque la separación de familias y de 256 mil niños de ellas sería lo más lamentable.

Fuente: La Opinión

Noticias relacionadas