La nueva normalidad dicta usar cubrebocas todo el tiempo que estemos fuera de casa, lo que se traduce en un gasto adicional y desconocimiento del tiempo de vida de las mascarillas, cuánto tiempo usarlos, si hay qué lavarlos y cuándo dejan de servir.

La mayoría de nosotros desconocemos cuanto tiempo de vida tiene un cubrebocas, lo que puede provocar un riesgo a la salud si no se usa correctamente. Las mascarillas son un complemento de las demás medidas que hay que seguir para disminuir el riesgo de contagiarnos de COVID-19

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los cubrebocas hechos con algodón son una fuente de infección peligrosa, ya que no rechazan los fluidos, por tanto, conservan la humedad y contaminarse.

Lo que tenemos que hacer:

  • Antes de ponerte el cubrebocas, lávate las manos con agua y jabón, en caso de poder realizar esta acción, usa un desinfectante a base de alcohol.
  • Cúbrete nariz y boca, no va debajo de la nariz o hasta la barbilla, la intención es cubrir estas partes para evitar la infección.
  • No hay que tocar el cubrebocas mientras lo traes puesto, tampoco quitártelo a cada rato.
  • Procura mantener una respiración tranquila para evitar sofocarte.
  • Úsalo siempre que salgas de tu casa.

Una pregunta que nos hacemos casi todo es: ¿Cuándo cambiar el cubrebocas?

La OMS recomienda que debe cambiarse al momento que se humedezca. Hay que considerar que los cubrebocas no lavables NO se deben volver a usar.

El principal peligro de usarlos por mucho tiempo y de utilizarlos nuevamente, es la transmisión del coronavirus por contacto, ya que estos no se pueden lavar ni desinfectar al dejar de ser efectivos. En cuanto a las máscaras quirúrgicas, pierden su capacidad de filtro al lavarse.

Habla con tu médico de cabecera o infórmate en sitios web especializados o del gobierno. La desinformación también es un virus.

Infórmate de este y otros temas en clikisalud.net