Cuál cubrebocas es el más indicado para usar

Desde que comenzó la pandemia, el uso de cubrebocas se ha vuelto indispensable para que podamos salir a la calle, si es que es necesario, y aunque hay muchos en el mercado, cada uno tiene su propia función.

Te invitamos a averiguar cuál cubrebocas es el más indicado para usar:

Cubrebocas quirúrgico

Hoy en día es muy común verlos en la calle, cuando antes solamente se los veíamos a los doctores en los hospitales; sin embargo, estos no te protegen, sino a los demás, razón por la cual el personal médico los usa para no contagiar a sus pacientes.

Casi todos son iguales, excepto por el color, y hay de diferentes tipos, variando por su eficacia filtrando bacterias y resistencia a la humedad que expulse. Son buenos porque tienen filtros que retienen los aerosoles exhalados por quien lo está usando, y si está contagiado, puede evitar que se esparza el virus, al igual que son muy cómodos de usar. Los más resistentes, del tipo II R, podrían proteger al portador, pero aún no se sabe hasta qué grado.

Los que son desechables, sólo deben usarse una vez, ya que todos los virus y bacterias se quedan ahí. Tampoco es recomendable que si nos lo quitamos por un instante lo guardemos en una bolsa de plástico, ya que se crea una especie de caldo de cultivo. La mejor opción, en dado caso, es guardarlos en una bolsa de papel.

Cubrebocas FFP

Los Filtering Face Piece (FFP) son de los más efectivos, ya que tienen filtros que no permiten que entren pequeñas partículas y aerosoles.

Hay 3 tipos:

  • FFP1: filtra hasta un 80% de las partículas de 0.6 micrómetros.
  • FFP2: filtra hasta un 94% (equivalen a las N95 y N95 NIOSH).
  • FFP3: filtra hasta un 99%.

Como mencionamos, es de los más efectivos, pero no son totalmente seguros, ya que tienen que quedar pegados al rostro, por lo que si tienes barba, no te funcionará.

Asimismo, hay unos que cuentan con válvula y otros que no, y la diferencia radica en que los que no tienen válvula protegen por igual a todos; en cambio los que sí tienen válvula pueden ser perjudiciales, ya que al exhalar, todos los virus salen por ahí, contaminando al resto de las personas.

Pantallas protectoras

Hechas en su mayoría de acrílico, sirven como auxiliar a un cubrebocas, mas no para reemplazarlos. Si únicamente se usan sin el cubrebocas, sólo nos protegería de los aerosoles por enfrente, y no por los costados; por lo tanto, de nada servirá usarla.

Como complemento son buenas, ya que protegen los ojos, porque el coronavirus también se puede contagiar por las membranas conjuntivas.

Cubrebocas caseros

No impiden el contagio, pero protegen a quienes nos rodean, porque hace más difícil que el virus se propague.

Si queremos que funcionen correctamente, debemos comprar, o hacer, de los que tienen propiedades de filtro, para que de esta manera los aerosoles no puedan pasar.

Cualquiera que uses, debes acompañarlo de las indicaciones que se han dicho por las autoridades sanitarias como la distancia mínima de 2 metros, lavado de manos con agua y jabón de por lo menos 40 segundos y salir sólo cuando lo necesitemos.

 

Vía: DW

Noticias relacionadas