Desde que salió el virus al mundo, la primera recomendación que dio la OMS fue lavarse las manos constantemente con agua y con jabón durante 60 segundos, lo que pudo traer afectaciones en la piel. Aquí te decimos cómo evitarlas y cuidarlas.

Con el fin de cuidar a la ciudadanía mundial, lavarse las manos es una de las medidas más importantes para disminuir el riesgo de contagio de COVID-19, así mismo el uso de gel antibacterial o desinfectante, pero ambas tienen repercusiones en la piel de millones de personas.

De acuerdo con la Academia Estadounidense de Dermatología (ADD, por sus siglas en inglés), el uso excesivo de jabones puede provocar que la piel se seque y se agriete.

Ante esto, expertos de dicho instituto recomiendan lo siguiente:

  • Durante 20 segundos lava tus manos con agua tibia de forma suave.
  • Evita productos de higiene de mala calidad.
  • Usa una toalla limpia al secarte, aunque lo mejor es sacarse con el aire.
  • Después de la lavarse las manos usar crema humectante.
  • La cantidad de crema que se debe aplicar es más o menos del tamaño de una almendra, con esta cantidad se alcanza a cubrir la totalidad de las manos.
  • La crema que se debe usar tiene que incluir aceite mineral o vaselina; no tiene que contener colorante o perfume.
  • Después de usar el gel antibacterial o desinfectante aplica crema para manos al finalizar.
  • Infórmate con un doctor, recuerda que es fundamental adquirir datos exactos y confiables. Un experto puede ser de gran ayuda.

Clikisalud, tu portal de salud de cabecera.