El presidente de los Estados Unidos, firmó cuatro acciones ejecutivas, y una de ellas tiene que ver con el beneficio adicional por desempleo, establecido por la Ley CARES, aunque ahora es de US$400 y no de US$600, mientras los demócratas y republicanos negocian una segunda ronda de cheques. En los últimos días de agosto, algunos estados ya han mandado cheques por US$300 que otorga el Gobierno Federal.

Los beneficiarios del programa de desempleo recibirán US$300 que son ofrecidos por el programa Asistencia de Salario Perdido (LWA, por sus siglas en inglés), según lo establecido en un memorándum presidencial. Pero los estados tendrían que poner US$100 ó más y utilizarían los fondos brindados por la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) o los fondos de ayuda Covid-19 con los que cuenten. Sin embargo, el 24 de agosto mandaron una guía en la que excusaba a los estados si no podían disponer de esta cantidad; el único que sí los podrá pagar es West Virginia.

Los beneficios de LWA tienen una vigencia del 1 de agosto al 27 de diciembre. Arizona fue el primer estado en enviar ese dinero el 18 de agosto, y los residentes de Texas, Louisiana, Tennessee y Missouri podrán empezar a recibirlos a partir de la próxima semana. Los US$600 semanales por desempleo del primer paquete de alivio económico, ayudaron a los afectados por el coronavirus.

Aunque habrá quienes obtendrán pagos por desempleo, no serán elegibles para el estímulo adicional. El Departamento de Trabajo de EEUU expidió el 11 de agosto una guía sobre los requisitos de elegibilidad para la LWA. Las personas tendrían que ser elegibles para un mínimo de US$100 del programa de beneficios por desempleo de un estado para poder tener los US$300 extra de los Fondos Federales, lo que dejaría fuera a un millón de personas de acuerdo al New York Times.

Hasta el momento, FEMA ha dado luz verde a estos 32 estados: Alabama, Alaska, Arizona, Arkansas, California, Colorado, Connecticut, Georgia, Idaho, Indiana, Iowa, Kentucky, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Missouri, Mississippi, Montana, New Hampshire, New Mexico, New York, North Carolina, Oklahoma, Pennsylvania, Rhode Island, Tennessee, Texas, Utah, Vermont, Washington.

Por su parte, la Casa Blanca y los republicanos del Senado, están preparados para aceptar un nuevo paquete económico. El senador Mitch McConnell presentó la propuesta de Ley HEALS, el cual es un paquete por US$1 billón que crearía o modificaría programas establecidos bajo la Ley CARES como el seguro por desempleo y cheques de ayuda económica.

El Partido Republicano plantea reducir US$600 por semana a US$200; para septiembre el beneficio se ajustaría y se combinaría con los del desempleo que darían los estados para igualar el 70% del salario de un empleado. Es probable que tarden en llegar de 2 a 4 semanas a los estados, comunica el Instituto de Política Económica.

La Ley CARES disponía de US$2.2 billones para ayudar a la estabilidad económica debido al cierre de las ciudades por el confinamiento. Decenas de millones de personas han sido favorecidas por la Ayuda Federal de desempleo. De esta manera, se están dando entre US$235 y US$1,220 semanales en asistencia; los US$300 y US$600 adicionales por semana de Compensación Federal por Desempleo por la pandemia representan un componente importante para las finanzas de muchas personas.

Para saber si alguien es candidato a recibir el apoyo, se deben solicitar si ya no tiene trabajo o fue suspendido sin haberlo intencionado, dependiendo del criterio de cada estado, al igual que la duración del beneficio y la cantidad que se da.